Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

La energía eléctrica de las naranjas que mueve la depuradora de aguas de Sevilla

  • Un proyecto pionero de Emasesa aprovecha toneladas del cítrico recogido en la ciudad para elaborar biogás

  • El plan se desarrolla en la estación depuradora de aguas residuales de El Copero

Naranjas amargas en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR). Naranjas amargas en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR).

Naranjas amargas en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR). / F. C. / EFE

Desde pequeños siempre nos habían hablado de la fuerza de la naranja, de su "poder vitamínico". Las madres estaban continuamente hablándonos de la Vitamina C -la más conocida- y de la energía que nos proporcionaba. Después supimos de la "naranja mecánica", la novela de Burguess pasada al cine por Kubrick, y después llegó Cruyff con la selección holandesa de fútbol, y los periodistas acuñaron ese término para definirla y describir su juego por el color de la camiseta que lucían.

Pero nunca habíamos oído hablar de la naranja eléctrica. Hasta ahora.

Ha sido en El Copero, en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), de la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa), en el término municipal de Dos Hermanas, donde se ha puesto en marcha un proyecto piloto para reaprovechar las miles de toneladas de naranja amarga que se recoge de las calles y parques para la generación de energía, destinando los restos del proceso al compostaje.

En la presentación de esta experiencia pionera han estado Juan Espadas, el alcalde de Sevilla, ciudad con cuyas naranjas arrancará la iniciativa; así como el alcalde La Rinconada y vicepresidente de Emasesa, Francisco Javier Fernández de los Ríos, y los alcaldes de Dos Hermanas, Francisco Toscano, y Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez, quienes han conocido el proyecto para decidir sobre su participación futura y abordar el reaprovechamiento de este fruto que actualmente termina de forma mayoritaria en el vertedero, ya que las fábricas de mermelada no apuestan ya por estas naranjas ante la contaminación de las ciudades.
Espadas ha explicado que se trata de usar el zumo de la naranja para acelerar el proceso de generación de biogás, teniendo en cuenta que para depurar el agua y tratar los residuos se necesita mucha energía y que se pretende que las estaciones depuradoras sean "autosuficientes". En estos momentos, la media de autosuficiencia de las estaciones sevillanas es del 70%, una cifra que alcanza el 86% en El Copero y que podría llegar al cien por cien con la aplicación de esta iniciativa.
En este proyecto piloto se están utilizando en torno a 35 toneladas de la naranja recogida en esta campaña en Sevilla capital, que sumó un total de 1,7 millones de kilos -sin incluir parques históricos-. A partir de ahora se estudiará el aumento de la capacidad del tratamiento de estas naranjas tras analizar su coste y resultado energético.
"Estamos enormemente satisfechos de Emasesa, referencia en España en sostenibilidad, con medidas como la aprobación de 50 medidas de lucha contra el cambio climático y el esfuerzo en investigación e I+D+I, centrado en este caso en el uso de la naranja para mejorar la obtención de energía", ha recalcado el alcalde, para quien el proyecto, pionero, "es una muestra del compromiso desde lo público y una línea de investigación y desarrollo potente para los próximos años que demuestra que, cada vez más, los residuos puede ser una oportunidad".
El responsable del departamento de aguas residuales de Emasesa, Enrique Vaquerizo, ha explicado que por cada tonelada de naranjas se consiguen 50 kv de energía y que, en estos momentos, la máquina instalada procesa seis toneladas, pero se pueden llegar a entre 20 y 30 por hora. Esta máquina se centra en separar el zumo del fruto, que irá a la generación de energía, del resto de la masa, que queda compactada y se destinará a compostaje.
"Es una experiencia innovadora de economía circular que permite el aprovechamiento de una materia orgánica valorizable. Se trata de convertir una planta que es una alta consumidora de energía en productora de energía", ha dicho Vaquerizo, que ha añadido que, para asumir toda la producción de naranjas urbanas actual, habría que diseñar unas instalaciones más amplias para que su tratamiento fuera más eficiente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios