Sentencia Llegar tarde al trabajo no es motivo para despedir

Universidad

Un estudio de la UPO demuestra que el carné por puntos reduce la siniestralidad vial un 14%

Turismos circulando por la A-49.

Turismos circulando por la A-49. / Alberto Domínguez

Los profesores de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) Yolanda Rebollo-Sanz y Jesús Rodríguez López junto con la profesora Nuria Rodríguez- Planas, del Queens College de Nueva York, han publicado recientemente un estudio sobre el efecto que tuvo la implantación del permiso de conducción por puntos (PCPP) el 1 de julio de 2006 sobre la comisión de infracciones de tráfico y cómo ese cambio contribuyó a la reducción de las cifras de siniestralidad en el tráfico en carretera en España. La revista en cuestión es el Journal of Economic Behavior and Organization y está especializada en la economía del comportamiento y en economía experimental.

Con la reciente entrada en vigor de la nueva ley de tráfico, que reforma la anterior norma de 2015, los resultados de la investigación cobran mayor relevancia. Los cambios más llamativos introducidos en esta nueva ley se refieren a los que aumentan la penalización de 3 a 6 puntos por el uso del teléfono móvil al volante y desde 3 a 4 puntos por no usar el cinturón de seguridad. Además, la nueva ley elimina el margen de 20 km/h para efectuar un adelantamiento en carreteras secundarias, conllevando una sanción de hasta seis puntos. También estas infracciones están sancionadas con una multa, que puede llegar a los 600 euros en el caso del exceso de velocidad en un adelantamiento.

“Hasta la implementación del PCPP, el sistema convencional de multas de tráfico servía de poco en la disuasión de ciertas conductas infractoras en España, hasta el extremo de que las cifras de siniestros mortales llegaron a ser un gran problema de salud pública a comienzos de los 90 del siglo pasado”, explican los investigadores

Las variables del estudio

La estimación de en qué medida la reducción en la cifra de siniestros y víctimas de carretera es causada por el PCPP no es una tarea fácil, dado que puede estar provocada por hechos independientes del comportamiento humano. Así, el estudio ha tenido en cuenta una amplia gama de variables condicionales: la actividad económica, la densidad de tráfico, las inclemencias meteorológicas, la tecnología del parque de vehículos, la dotación de agentes de la Guardia Civil de Tráfico, la distribución de días festivos o fines de semana o, de manera crucial, otros cambios normativos como la reforma del Código Penal a partir de diciembre de 2007.

La novedad de este estudio reside en que emplea métodos de identificación del efecto causal del PCPP sobre el comportamiento de los conductores españoles: análisis de regresión discontinua y análisis de dobles diferencias, principalmente. “Ambos enfoques arrojan conclusiones muy parecidas, lo que le da una gran robustez a los resultados”, afirman los autores.

El trabajo concluye que el PCPP causó una disuasión en la comisión de los excesos de velocidad (una reducción drástica del -41.5%), de la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas (-29%), y de la desobediencia de las señales de tráfico (-13.5%). “Además, y lo que es interesante para la nueva la nueva ley de tráfico, es que el efecto disuasorio fue mayor cuanto mayor fue la sanción por puntos: desde una caída del 19% para las sanciones de menos puntos, hasta el 39% para las sanciones más severas”, señalan los investigadores.

Finalmente, el estudio concluye que el PCPP causó una reducción de 14.5% del total de accidentes, una reducción de víctimas mortales del 14.5%, y de víctimas no mortales del 15.7%. Los efectos han sido persistentes a lo largo de los años transcurridos.

Un retorno social de 41 euros

Desde el punto de vista del bienestar social y de la salud pública, el PCPP evitó 340 víctimas mortales y 9.750 víctimas no mortales cada año, a lo largo de los tres años y medio que siguieron a su implantación. En términos monetarios, esto implica una ganancia social del 0.13% anual del Producto Interior Bruto español. “Cualquiera que esté familiarizado con la evaluación de políticas, hay pocas medidas que sean tan rentables desde un punto de vista social: cada euro gastado en la implantación del PCPP, generó un retorno social de 41 euros”, apuntan los investigadores.

En suma, los autores afirman que las carreteras españolas son de las más seguras de la Unión Europea, a diferencia de lo que pasaba hace 15 años y a ello ha contribuido la implantación del permiso por puntos. La ley que acaba de entrar en vigor defiende que los puntos de sanción tienen un mayor efecto disuasorio que la multa, por ejemplo, incidiendo en ciertas infracciones, como la de conducir hablando con el teléfono en la mano, que están asociadas con la ocurrencia de siniestros, por lo que, según apuntan, previsiblemente disminuirán. “En qué medida y a qué ritmo esto sucederá, es una cuestión que habrá que responderla usando las técnicas mencionadas y los datos. Los resultados del trabajo establecen una relación causal”, concluyen.

Tags