Sevilla

Todos los gerentes tienen asegurado su actual sueldo a lo largo de 2014

  • Zoido se compromete ante el Estado a no pedir ningún nuevo crédito hasta 2017 y en principio congela las inversiones

Comentarios 1

El gobierno local acaba de enviar al Estado las previsiones económicas del Ayuntamiento hasta 2017. El documento, que es un esbozo de intenciones que no vincula al ejecutivo, plantea una congelaciónde las inversiones incluso hasta 2017. Ocurre que la Hacienda local considera que habrá oportunidad de aumentar esta partida en algún momento gracias al ahorro o recortes en otros gastos. Dicho de otra manera, el gobierno del PP supedita el aumento de las inversiones -sobre todo para arreglos en los colegios y en las calles- a su capacidad de ahorro en otras partidas.

El marco económico trazado por la Hacienda local no se plantea medidas de ahorro en cuestiones como retribuciones de los directivos, pese que la Ley de Reforma Local marca topes máximos salariales para los cargos públicos y reduce los consejos de administración. El PP no bajará los sueldos de los altos directivos al basarse en que la Ley de Reforma Local remite a la Ley delos Presupuestos Generales del Estado para fijar los topes para estos profesionales, cosa que en la normativa de 2014 no se establece. Cualquier reducción, si se produce, dependerá de lo que dicte la LPGE de 2015.

Los principales sueldos de altos directivos del organigrama de empresas y organismos autónomos del Ayuntamiento son los siguientes: consejero delegado de Emasesa, 135.000 euros anuales; director de Fibes, 150.000; gerente de Lipasam, 100.700; gerente de Emvisesa, 113.431; gerente de Tussam, 102.000; gerente de Mercasevilla, 70.000; gerente de Urbanismo, 120.000; gerente del ICAS, 70.778; gerente de la Agencia de Recaudación, 93.500; gerente del IMD, 86.700, gerente del Instituto Técnico (ITAS), 65.000. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, se estrenó en el gobierno con una reducción de salarios en los puestos de altos directivos de casi el 28% con respecto a los salarios vigentes en el tercer mandato del socialista Monteseirín apuntalado por IU.

El gobierno también deja entrever en sus previsiones que no se pedirá ningún nuevo crédito bancario. La delegada de Hacienda, Asunión Fley, ya venía anunciando el rechazo a la posibilidad de pedir nuevos préstamos, aunque ha presumido de que las arcas del Ayuntamiento están ya lo suficientemente saneadas como para haber recuperado credibilidad ante los bancos.

El marco económico plantea la previsible reducción progresiva de la deuda viva. Y lo más llamatibo es que refleja una bajada en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) planteada para 2016. En la memoria se explica que no es porque esté previsto bajar el que está considerado como el principal impuesto municipal, sino que para entonces se supone que el Estado retirará la recarga del 10% en este tributo. En cualquier caso, cualquier decisión al respecto será una competencia del gobierno que salga elegido de las municipales de 2015.

La previsión de la Hacienda local es conservadora a la hora de valorar las transferencias económicas del Estado a favor de Sevilla, pese a que habitualmente suben de un año para otro. El documento, en general, apuesta por la austeridad en el gasto corriente.

La prudencia del PP en sus previsiones económicas ha sido aprovechada por el Grupo Socialista en el Ayuntamiento. Para su portavoz, Juan Espadas, el gobierno local que preside Zoido "sólo plantea no hacer nada, continuar con la reducción de deuda, sin políticas de inversión y reactivación económica de la ciudad, lo que lleva a una ciudad paralizada donde el único indicador que habrá será el del paro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios