Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Monumentos públicos

La hegemonía de Bécquer, Santa Ángela y El Pali

  • Sevilla tiene registrados 1.362 bienes, según el último inventario del Ayuntamiento

  • Más de la mitad están en el Casco Antiguo

Bécquer, Santa Ángela de la Cruz y Francisco Palacios El Pali son los personajes ilustres que cuentan con más monumentos públicos dedicados en Sevilla. La ciudad cuenta con un total de 1.362 bienes registrados, según el inventario de la Gerencia de Urbanismo, actualizado por última vez en 2010. Más del 50% de ellos se concentran en el Casco Antiguo, en su mayor parte en la zona sur del mismo. De todos ellos, tan sólo 167 son esculturas, mientras que 367 son retablos callejeros de diversa índole.

La aprobación hace unas semanas por el Pleno del Ayuntamiento de una moción del grupo de Ciudadanos para hacerle un monumento a El Pali, ha reabierto el debate de si hay una saturación de esculturas en la ciudad. Con la Diana Cazadora pendiente de colocar en el Muelle de Nueva York; y el monumento al costalero, con su ubicación aún pendiente, ha surgido esta nueva iniciativa que ha sido arropada por vecinos, artistas, incluso hermandades. La escultura, que será sufragada por suscripción popular, busca homenajear a El Pali por el 30 aniversario de su muerte.

El inventario municipal de los monumentos públicos revela que El Pali es uno de los personajes más homenajeados y reconocidos. Bécquer es quien cuenta con más monumentos, un total de nueve; seguido por Santa Ángela, que tiene cinco, dos de ellos retablos cerámicos; los mismos que tiene el popular trovador de Sevilla, que recibió en 2014 la Medalla de Oro de la Ciudad a título póstumo.

Los cinco monumentos dedicados a El Pali son de la tipología panel o placa conmemorativa, que como señala José León, conservador de bienes culturales y uno de los responsables del catálogo de monumentos públicos, tienen el mismo valor que una escultura: "Cuando hicimos el inventario decidimos renovar el concepto de monumento, incluyendo entre otras tipologías las placas conmemorativas, pues estos elementos ejercen la misma función de recordatorio y tributo que las esculturas, con la única diferencia de estar incorporadas a un inmueble. Esta ampliación del concepto no fue un invento, sino que está aceptado y seguido por los profesionales que se mueven en el ámbito de la protección de elementos con valor cultural en los espacios urbanos".

El primero de los monumentos dedicados a El Pali se instaló en el año 1988, tras su fallecimiento, en la Plaza de San Lorenzo. En la placa, en la que aparece el retrato del homenajeado, se puede leer: "A Francisco Palacios El Pali. Trovador de Sevilla. El barrio de San Lorenzo, por suscripción popular, acordó dedicarle este azulejo a su memoria. Sevilla, noviembre de 1988". El inventario municipal hace la siguiente valoración del panel: "El gran número de piezas de similares características dedicadas a este artista refleja la gran estima que sentía parte de Sevilla hacia su obra y figura. Se trata de un personaje muy querido por la ciudadanía; en determinadas efemérides se decora con flores".

Un año más tarde, a iniciativa de la asociación de vecinos del Postigo, se colocaba una placa en la casa número de 18 de la calle Tomás de Ibarra, lugar donde falleció el cantaor. En el año 2008, coincidiendo con los 20 años del fallecimiento, la asociación de vecinos Torre del Oro promueve la instalación de otro azulejo en esta misma vivienda. "Tu huella artística y humana nunca la olvidaremos", se puede leer. En 2002, a instancias del distrito Casco Antiguo y la familia, se puso otra placa en el número 6 de la calle Güines para señalar su casa natal. La última, que data de 2004 y está situada en el número 30 de la calle Clara de Jesús Montero, en Triana. Corresponde a una iniciativa popular para perpetuar los hitos históricos de Triana en el lugar en el que se produjeron.

El inventario también cuenta con 335 bienes catalogados como "otras tipologías" que incluye señalética histórica, escudos o cruces. En este apartado hay numerosos ejemplos mobiliario urbano con gran valor cultural procedente, en su mayoría, de las exposiciones celebradas en 1929 y 1992.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios