Coronavirus en Sevilla Los hosteleros convocan caceroladas y una manifestación contra las nuevas medidas de la Junta

Rueda de prensa de la Asociación de Hostelería de Sevilla / M. G.

La Asociación de Hostelería de Sevilla, representada por su junta directiva, se reunió en la Plaza de la Pescadería para alzar la voz contra las nuevas medidas impuestas por la Junta de Andalucía para frenar la pandemia. Antonio Luque, presidente del gremio hostelero local, dijo que sufren "una persecución" y son "siempre el sector más sacrificado". Luque, que representa a 55.000 establecimientos con 250.000 empleados, pide "una plan de rescate de ayuda directa" y no entiende como Juanma Moreno "impone medidas sin dar soluciones".

Luque puso a Madrid, Galicia o Murcia como ejemplo de otras comunidades que "ayudan a la hostelería". Afirma que se sienten "cabeza de turco" con cada anuncio de nuevas medidas y, por ello, han preparado unas acciones de protesta en los próximos días. Para empezar, caceroladas el martes 10 y miércoles 11 a las 16:30 en señal de disconformidad con las nuevas restricciones, que les obligan a bajar la persiana a las 18:00. Y el jueves 12 de noviembre, han convocado una manifestación que partirá a las 11:00 de la Plaza de la Campana y llegará al Palacio de San Telmo tras pasar por el Ayuntamiento y la Avenida de la Constitución. "Hacemos un llamamiento a todos los hosteleros, sean socios o no de nuestra asociación, a que nos acompañen".

Estas protestas, explicó Luque, las hacen porque se ven "abocados a la ruina" y "el sector está en la UCI". Su reivindicación es clara: una ayuda económica por parte de las administraciones. Incluso dan las claves para la asignación de dichas ayudas: "que sean por número de trabajadores o facturación en el año anterior". Además de la petición económica, Luque aprovechó la ocasión para recordar que la hostelería "vende felicidad" y generan "el 13% del PIB en Andalucía". Unos datos que le hacen afirmar que son "un gigante que va siendo hora de que esté unido". Por ello, pide a sus compañeros que no tengan miedo.

No obstante, las reclamaciones del sector de la hostelería ya se están negociando con la Junta de Andalucía. Las promesas de ayudas al sector ya han sido formuladas por el Gobierno andaluz, pero "desgraciadamente no creemos en las palabras del presidente", explica Luque, que también comenta que "ojalá tenga que rectificar y dar las gracias" si las ayudas pedidas llegasen. Mientras tanto, Luque cuantificó que "mil bares ya han cerrado y, de seguir así, podría doblarse o triplicarse".

"Policías en vez de camareros"

Otro asunto que el presidente de los hosteleros trató fue el de los incumplimientos de las medidas sanitarias en los locales y terrazas que regentan. Luque defiende que "desde primera hora pedimos que cualquier hostelero que no cumpliera fuera precintado" y que han exigido al Ayuntamiento "que se endurezcan las medidas". Una posición con la que buscaban que las hostelería no fuera foco de contagio, algo que los datos avalan. Tan sólo el 3,5% de los contagios se está produciendo en la hostelería, según datos del Ministerio de Sanidad.

Luque culpó también a una parte de la clientela, "que no se ponen la mascarilla al entrar". Eso, según él, hace que parezcan "polícias en vez de camareros", refiriéndose a la constante advertencia de los trabajadores a los comensales del uso de la mascarilla y la distancia de seguridad. Siguió hablando de la clientela y se preguntó en voz alta: "¿De verdad se cree el presidente que la gente se va a ir a su casa a las seis de la tarde?". Una pregunta retórica a la que siguió un avisó: "Se están alquilando apartamentos turísticos para fiestas privadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios