En busca del turista internacional

El hotel Colón reabrirá en otoño transformado en un mini museo de la ciudad

  • Los trabajos se inician en unos días y consistirán en la redecoración de las zonas comunes para albergar cerámica y enseres y detalles de hermanades, toreros y artistas de Sevilla

  • El céntrico establecimiento de 5 estrellas se reinventa con una oferta añadida y dirigida al público extranjero

Una familia de turistas pasa junto a la puerta del hotel Colón, todavía clausurado.

Una familia de turistas pasa junto a la puerta del hotel Colón, todavía clausurado. / Juan Carlos Muñoz

Catorce meses después cerrar sus puertas por la pandemia, el hotel Colón anuncia un plan de reapertura para el próximo otoño que sumará a la ciudad una nueva oferta turística. Este emblemático establecimiento, el único de cinco estrellas de la capital que ha permanecido clausurado desde decretarse el estado de alarma, se reinventa y reaparecerá el 1 de septiembre con un nuevo concepto que deja atrás la estética minimalista y moderna que adquirió tras su última gran reforma en 2009 para convertirse en un auténtico hotel-museo de estilo clásico.

Según adelanta a este periódico su directora, Rosana González, la intención es romper y volver a lo tradicional. Para ello el cambio está previsto en las zonas comunes, que llenarán de estanterías de madera noble que rodearán las estancias para exponer cerámica y artesanía sevillana y objetos referentes a la cultura y al arte local. En concreto, habrá detalles de hermandades como la Macarena y otras de la Semana Santa sevillana, también taurinos y alusivos a los principales museos de la ciudad y la Exposición Iberoamericana de 1929. Asimismo, los trabajos también abarcan al restaurante El Burladero, que se tematizará y se convertirá en un enclave icónico del Colón donde pasarán a desayunar a diario los clientes. “Éste es un servicio que queremos también potenciar”, comenta González.

El contenido se está hilvanando aún, según comenta la dirección, que garantiza una gran transformación del hotel que acometió su última reforma integral hace una década. La redecoración comenzará la semana que viene con la intención de tener el establecimiento en condiciones de reabrir sus puertas el 1 de septiembre, fecha que se baraja para la reinauguración si no hay otros inconvenientes. Coincidirá, por tanto, con el inicio de la recuperación turística en la capital, según todas las previsiones. De hecho, el establecimiento ya está recibiendo muchas consultas y hay reservas tanto de particulares como de turistas de negocios para el último cuatrimestre del año. Un dato que arroja luz después de año y medio de clausura.

La fachada del hotel, catalogado como monomento, se conserva. La fachada del hotel, catalogado como monomento, se conserva.

La fachada del hotel, catalogado como monomento, se conserva. / Juan Carlos Muñoz

El hotel Colón es un establecimiento de máxima categoría con una clientela principalmente internacional, como le sucede también al Alfonso XIII. En esta nueva etapa pos-Covid su reinvención consistirá en acercar a este público extranjero a la ciudad y mostrarles, en su primer contacto con Sevilla, una visión general de toda la oferta que puede encontrar en ella, desde el flamenco a los toros, la cultura, el arte, los monumentos, la artesanía y la gastronomía. “Al igual que las habitaciones, cuando se realizó la última reforma, están dedidacas a pintores españoles del siglo XVII, algunos sevillanos, ahora queremos rendir un homenaje a la ciudad en nuestras zonas comunes”, explica la directora, que califica de “precioso” el proyecto que aún tiene algunos asuntos por desvelar.

La estrategia del hotel Colón es aprovechar la marca Sevilla como valor seguro con gran capacidad de atracción en el extranjero. “Queremos que el visitante encuentre en el hotel un minimuseo donde tome conciencia de la ciudad y vaya seleccionando los sitios que visitar; esto va a favorecer que se rompa el triángulo habitual del turismo, que se amplíe el radio”, comenta Rosana González. Esta nueva oferta hotelera supone un aliado a la hora de diversificar el turismo y abrir nuevos espacios para el visitante, una necesidad que ya se puso de manifiesto antes de la pandemia por el boom del turismo, que alcanzó cifras récord y avivó debates ciudadanos en torno a la excesiva concentración de esta industria en el centro de la ciudad.

El Colón se presentará como un hotel icónico de Sevilla en un momento en el que el número de establecimientos de lujo sigue aumentando. A los siete de cinco estrellas que hay actualmente en la capital (todos están abiertos a excepción de Palacio de Villapanés, que lo hará en junio, y el Hotel Cavalta Boutique, que la pandemia impidió inaugurar) se sumarán otros en proyecto o en obras, como el de la Plaza de la Magdalena, a escasos metros del Colón. Convertirse en hotel-museo lo ayudará a distinguirse.

Durante los meses de pandemia el hotel ha ido realizando tareas de mantenimiento preventivo en sus habitaciones y acometiendo obras pendientes que se habían retrasado para evitar molestias, por ejemplo en la cocina o en los patios de algunas habitaciones. Una puesta a punto que se completa con el cambio de las zonas comunes ahora.

En 2009 el hotel reabrió sus puertas convertido en el Gran Meliá Colón. Ahora lo hará como Hotel Colón, con el apellido de Gran Meliá Hotel, con la finalidad de conseguir un mayor impacto local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios