EL FUTURO DE UN INMUEBLE SIN USO EN PLENO CENTRO

Un hotel de cinco estrellas y un ‘coworking’ en la Gavidia

  • Urbanismo excluye la segunda oferta para explotar la antigua comisaría tras no presentar el promotor la fianza prevista en el pliego

  • El proyecto respeta el espacio para la memoria histórica

La oferta debe incluir una intervención en la Plaza de la Concordía. La oferta debe incluir una intervención en la Plaza de la Concordía.

La oferta debe incluir una intervención en la Plaza de la Concordía. / Juan Carlos Vázquez

La antigua comisaría de la Gavidia tiene un comprador. Un promotor ha presentado en tiempo y forma un proyecto para levantar un hotel de cinco estrellas y un coworking en el céntrico inmueble. El proyecto respeta el espacio destinado a memoria histórica. La Gerencia de Urbanismo inicia ahora un análisis técnico para revisar la propuesta de una empresa que no pertenece a ningún grupo hotelero. Esto se produce a la misma vez que la mesa de contratación ha decidido por unanimidad excluir la segunda de las dos propuestas por no haber presentado la fianza como preveía el pliego. A continuación se abrirá el sobre tres que permitirá conocer al completo la oferta.

El edificio estaba a la venta por un precio mínimo de 8.565.270 euros más IVA. Este fue el resultado de una valoración técnica incorporada en el pliego en la que se tenían en cuenta sus dimensiones, los aprovechamientos, el estado del edificio y su enorme potencial. En las bases de esta convocatoria se valoraban especialmente aquellos proyectos que dieran al inmueble un uso como equipamiento privado o, en el caso de que el promotor sea hotelero, quienes reserven un espacio para coworking. Asimismo, se evaluaban como criterios de adjudicación los proyectos que reurbanicen el entorno, que tengan un mejor diseño o que incorporen más criterios de sostenibilidad en la construcción.

Antes hubo un paso previo decisivo. El gobierno socialista sacó adelante en septiembre de 2019 con el apoyo del PP la aprobación definitiva de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para que la parcela de la antigua Comisaría de la Gavidia pasase a uso terciario. El único voto en contra fue de Adelante Sevilla. Tanto Ciudadanos como Vox se abstuvieron.

Los técnicos de la Gerencia inician ahora un análisis técnico para revisar la propuesta

Las preferencias de Juan Espadas siempre han pasado por reabrir la Gavidia con un uso mixto vinculado a suelo terciario tras la modificación del PGOU. Además, la plaza de la Concordia debía ser reurbanizada y la iglesia de San Hermenegildo rehabilitada. Descartado que el inmueble tenga un único uso, los técnicos redactaron unos pliegos que contemplaban varios usos dentro de las opciones que fijan un suelo terciario en el plan general: comercio, oficinas, hotelero, recreativo y espectáculos genéricos. Tras estudiar el modelo de otras ciudades europeas y las propuestas planteadas por distintos inversores, el Ayuntamiento apostó por un proyecto ambicioso. La prioridad del alcalde socialista siempre ha sido que se incluya un coliving, con “posibilidades compatibles de alojamiento y espacios comunes de uso público, cultural o emprendedor”.

Uno de los proyectos a los que miraron los socialistas se encuentra en Pamplona. Un edificio adecuado para albergar un coliving de personas emprendedoras y un laboratorio urbano para apoyar el desarrollo de proyectos sociales y empresariales relacionados con los problemas urbanos, un trabajo que se realiza en colaboración con la ciudadanía y diferentes agentes sociales y empresariales. El Ayuntamiento ha buscado personas con proyectos de emprendimiento innovadores en el ámbito de la smart-cities, la economía circular, la innovación social y las industrias creativas y culturales, siempre desde la óptica de accesibilidad universal y perspectiva de género. La idea era fomentar que puedan asociarse estos proyectos a problemas urbanos identificados por la ciudadanía, de forma que puedan resolverse a través de iniciativas de emprendimiento.

Los proyectos que se ofrecieron en su día para reabrir la antigua comisaría de la Plaza de la Gavidia coincidieron en la necesidad de reurbanizar el entorno entre ese edificio que fue utilizado por la Policía Nacional y la antigua iglesia de San Hermenegildo, que en esos bocetos aparecía como un futuro equipamiento cultural para la ciudad tras su rehabilitación. Los promotores estuvieron de acuerdo en que esa zona del casco histórico necesita ser arreglada, ya que no existe ningún tipo de conexión entre ambos inmuebles.

Dentro de los planteamientos sugeridos por sus equipos de arquitectos se encontraban la reordenación de la Plaza de la Concordia y la creación de itinerarios peatonales con la intención de mejorar la accesibilidad de los peatones. Un ejemplo son los varios desniveles que presenta y que serían corregidos mediante la supresión de los escalones. Incluso no descartan peatonalizar algunos tramos, algo que sería más complicado, ya que requiere una reordenación completa ese espacio.

El próximo paso consiste en abrir el sobre tres para conocer la propuesta completa

A la mesa de Espadas han llegado, entre otros, ofertas para convertir el edificio en un centro de salud y deporte con una oferta que combina la actividad deportiva con la sanitaria y la cultura; y tres establecimientos hoteleros. La petición del equipo socialista para que incluyan en los proyectos la rehabilitación de San Hermenegildo fue bien acogida por la cadena Barceló, el grupo Millenium y el grupo Activum. Cada uno propuso una explotación distinta para la antigua iglesia sin perder de vista su funcionamiento como equipamiento cultural. Entre las proposiciones para esta joya renacentista cerrada a cal y canto desde 2006 se encontraba su uso vinculado a uno de los establecimientos hoteleros.

¿Y en qué estado se encuentra el inmueble? Los pilares de la antigua comisaría de la Gavidia no resisten un terremoto ni fuertes rachas de viento. Esta es una de las principales conclusiones que aparecen en un estudio de diagnosis realizado en 2016 en un inmueble que presenta un estado de conservación deficiente debido a los años que lleva en desuso y un cúmulo de circunstancias adversas como episodios de ocupación y vandalismo.

Este minucioso informe sobre el céntrico inmueble fue encargado por Espadas, que estaba dispuesto a demolerlo (previa descatalogación) si la inspección de los técnicos revelase que el edificio proyectado en 1962 contaba con vicios o patologías muy graves. Lo más llamativo del documento se encontraba en el apartado de estudio de los refuerzos, en el que la empresa Labrum avisaba antes de exponer los resultados que “se ha tenido en cuenta la necesidad de darle a la estructura una capacidad resistente suficiente para el cumplimiento de la actual normativa para la sobrecarga prevista”.

El céntrico inmueble lleva cerrado desde 2006. El céntrico inmueble lleva cerrado desde 2006.

El céntrico inmueble lleva cerrado desde 2006. / Juan Carlos Vázquez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios