Turismo

Los hoteles de Sevilla aumentan su rentabilidad pese al auge de los pisos turísticos

  • El ingreso por habitación se eleva a 72 euros, un beneficio mayor que el de la media nacional

  • Las tarifas en los establecimientos de tres estrellas se encarecen más que en los de cuatro

Dos turistas pasan por delante del Hotel Alfonso XIII. Dos turistas pasan por delante del Hotel Alfonso XIII.

Dos turistas pasan por delante del Hotel Alfonso XIII. / Belén Vargas

Mucho se ha hablado los últimos años del crecimiento “desmesurado” que está teniendo la oferta de pisos turísticos (reglamentados y no) en la provincia de Sevilla, especialmente en la capital. Un auge con especial incidencia en la convivencia ciudadana (barrios llenos de visitantes, pero despoblados de vecinos) y, sobre todo, en el sector hotelero, que ve cómo este tipo de establecimiento gana peso con precios más económicos y con unas condiciones para su puesta en marcha que distan mucho de las que se exigen para sus empresarios.

Pero también es verdad que la oferta hotelera no ha dejado de crecer. Se prevé que en los próximos años se incremente con más de 1.500 plazas. Y todo ello debido al excelente comportamiento que registra el turismo en Sevilla, una actividad que soportó la embestida de la crisis y que ahora vive una etapa de esplendor.

La época de bonanza se refleja en la rentabilidad de estos negocios. Según el último informe publicado por Exceltur (una de las patronales hoteleras más importantes de España), en la capital andaluza se logró un beneficio económico de 72 euros por habitación y noche durante el pasado ejercicio. Tal cantidad supone una subida del 8,8% respecto a 2017, hasta situarse por encima de la rentabilidad media a nivel nacional, fijada en 67,5 euros.

Estas cifras indican que la competencia de los apartamentos turísticos no ha provocado aún que la rentabilidad de los hoteles sevillanos deje de crecer. Cuestión distinta es que el aumento fuera mayor de no existir esa otra oferta, común en todas las capitales españolas. De momento, al menos, no está provocando una bajada en los beneficios que se obtienen por la ocupación de una plaza. Una situación que también se debe a la consolidación de la ciudad hispalense como destino turístico. Todos los vientos soplan a favor. Sevilla ocupa el puesto número siete de las ciudades españolas con mayor rentabilidad hotelera. Por delante se encuentran Barcelona (con unos ingresos de 98,9 euros por habitación y noche); San Sebastián, (97,1 euros); Palma de Mallorca, (84,8); Cádiz, (75,6); Málaga, (73,8); y Madrid (73,5). Se trata, en la mayoría de los casos, de ciudades costeras en las que a su patrimonio se suma la oferta de sol y playa.

El aumento de los ingresos hoteleros está auspiciada por consolidación de Sevilla como destino turístico

El balance de 2018 también se detalla según por hoteles de tres y cuatro estrellas. En los primeros la tarifa media de una noche se situó en 90,9 euros , mientras que en los segundos fue de 79,3 euros. Sin embargo, si estos precios se comparan con los del año anterior, se observa que los de tres estrellas han encarecido más sus habitaciones –con una subida del 6,3%– que los de cuatro (en los que el incremento fue menor, del 4,4%).

Pese a la diferencia de precios entre los negocios de una y otra catalogación, los de cuatro estrellas lograron una ocupación media del 80,3%, frente a la del 75,9% conseguida en los de tres. Estos datos avalan la postura del Ayuntamiento de Sevilla, que defiende –contra los que critican el turismo low cost que impera en la capital andaluza– que buena parte de los visitantes que acuden a conocer la vieja Híspalis gozan de cierto poder adquisitivo.

Los ingresos por habitación también se distancian. En los de cuatro se llegó a los 72,9 euros por noche y en los de tres, a los 60,2. Tanto la ocupación como la rentabilidad han registrado aumentos el último año, especialmente los beneficios conseguidos. Así, en los hoteles de cuatro estrellas los ingresos se elevaron un 8,9% y en los de tres, un 7,9%.

El céntrico Hotel Inglaterra, en la Plaza Nueva. El céntrico Hotel Inglaterra, en la Plaza Nueva.

El céntrico Hotel Inglaterra, en la Plaza Nueva. / D. S.

Respecto al empleo que generan los hoteles, la capital andaluza también ocupa una buena posición, la quinta de España, con 12.297 puestos de trabajo. Se sitúa por detrás de Madrid (72.126 empleos), Barcelona (47.118), Palma de Mallorca (28.728) y Valencia (13.602). La cifra de personas contratadas en los establecimientos hoteleros subió un 7,4% en 2018, porcentaje que se sitúa por encima de la media nacional (fijada en el 4,3%).

Por tanto, se deduce, con tales cifras, que el sector hotelero en la capital sevillana goza de buena salud, tanto en rentabilidad como en empleo. Una situación idónea propiciada por el auge que vive un sector, que cada año gana más peso en la economía local, hasta el punto de que muchos de los negocios que se abren (especialmente en el Casco Antiguo) están orientados al visitante.

En otras ciudades andaluzas las cifras son bien distintas. Así ocurre en Granada, donde la rentabilidad hotelera ha caído un 2,2 % el último ejercicio hasta situarse en 46 euros por noche y habitación, cantidad bastante más reducida que los ingresos que se obtienen de media en toda España. Y ello, pese a ser la ciudad nazarí uno de los destinos más consolidados a la hora de planear unas vacaciones o escapada de ocio. En este caso, dicho desplome sí puede deberse a la fuerte competencia de los pisos turísticos, un efecto que aún aquí no ha llegado a ese extremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios