calle rioja

De lo humano y de lo divino

  • Reflexión. El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, fue el invitado de la tertulia In Dubio, un grupo de profesionales "socialmente activos" que agrupa a diferentes oficios y corrientes

Miembros de la tertulia con el arzobispo. Miembros de la tertulia con el arzobispo.

Miembros de la tertulia con el arzobispo. / José Ángel García

Juan José Asenjo Pelegrina, arzobispo de la diócesis de Sevilla, ha sido el último invitado de la tertulia que cada trimestre celebran en el restaurante Oriza los integrantes del colectivo In Dubio. Sus miembros, en palabras de Julio Díaz Escudero, se consideran a sí mismos "socialmente activos en el sentido de que somos personas que no nos dedicamos sólo a trabajar y en nuestro grupo hay gente de todo tipo de ideologías".

Ese activismo social encuentra sus interlocutores en personas que socialmente sean relevantes "por sus ideas, su actividad o por su vida". Un espectro abigarrado en el que caben desde Diego Cañamero, líder jornalero, ex alcalde de El Coronil y en la actualidad diputado de Unidos Podemos, hasta este sacerdote nacido en Sigüenza (Guadalajara) y que llegó a la diócesis de Sevilla para sustituir a Carlos Amigo Vallejo.

Por la tertulia han pasado Valdivieso, Cañamero, Maeztu y Rojas-Marcos

"A todos nos ha parecido una persona superhonesta", resumió Julio Díaz la impresión que les causó el contacto con la máxima autoridad de la Iglesia en Sevilla. "Un esclavo de la verdad con mayúsculas y también de la verdad como minúsculas".

La tertulia In Dubio se fundó el 1 de diciembre de 2014 y comenzó su andadura en febrero de 2015. El primer invitado a sus convocatorias fue Jesús Maeztu, Defensor del Pueblo Andaluz, cometido en el que sustituyó a José Chamizo.

En 2015 completaron la nómina de invitados en sus tertulias con Amalia Gómez, presidenta de Cruz Roja en Sevilla y ex secretaria de Asuntos Sociales, y Esperanza Belmonte, coordinadora para Andalucía de Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

Asenjo, con Julio Díaz Escudero, fundador de la tertulia. Asenjo, con Julio Díaz Escudero, fundador de la tertulia.

Asenjo, con Julio Díaz Escudero, fundador de la tertulia. / José Ángel García

Diego Cañamero abrió el turno de invitados de 2016, a quien siguieron Isabel Aguilera Navarro, alta ejecutiva de empresas multinacionales; Manuel Pimentel, escritor, editor y ex ministro de Trabajo; y Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte y miembro de la Comisión Organizadora de los actos conmemorativos del cuarto centenario del nacimiento de Murillo.

El cambio climático fue el gran epicentro en la charla de los contertulios de In Dubio con Enrique Figueroa en el curso 2017, catedrático de Ecología y miembro de la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Sevilla. En trimestres sucesivos pasaron Alejandro Rojas-Marcos, fundador del Partido Andalucista, ex diputado y alcalde de Sevilla entre 1991 y 1995; y Mariano Pérez de Ayala, que también pasó por el Ayuntamiento como concejal, delegado de Urbanismo y portavoz andalucista y preside en la actualidad Cáritas Andalucía.

Julio Díaz Escudero, fundador de la tertulia In Dubio, es inspector de Trabajo y ayer fue a la Universidad a impartir sus clases como profesor de Derecho del Trabajo. De los 22 miembros de pleno derecho de esta tertulia ajena a los vaivenes mediáticos, el gremio de los abogados es el más numeroso con ocho representantes dedicados a Penal y Laboral y un fiscal en excedencia.

Hay dos economistas, un delegado territorial, una fotógrafa, dos funcionarias, una de la Junta de Andalucía, la otra de la oficina del Defensor del Pueblo, una catedrática, un informático, un ingeniero y una arqueóloga. Un sanedrín de ciencias y letras, de inquietudes varias, que ayer tuvieron como invitado a un pastor de la Iglesia que nació el 15 de octubre de 1945 en Sigüenza (Guadalajara); el mismo día que su buen amigo Antonio Cañizares, que vino al mundo en Utiel (Valencia). Ambos pasaron por la diócesis de Toledo, antesala en el caso de Asenjo de sus destinos pastorales como obispo de Córdoba primero y arzobispo de Sevilla después.

Hablaron de lo humano, tan divino a veces, y de lo divino, tan humano siempre. El arzobispo de Sevilla ha conocido cinco papas desde que se ordenó sacerdote en 1969 con Pablo VI al frente de la Santa Sede. Es el undécimo invitado de esta ágora civil formada por veintidós ciudadanos que viven el día a día y lo analizan cada trimestre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios