Avance Médico

Un implante mínimo frena la ceguera en el Hospital de Valme

  • El Valme, el primer hospital en incorporar esta técnica, mantiene con normalidad la Cirugía Mayor Ambulatoria en Oftalmología, pese al Covid-19

El doctor Jesús Hernández-Barahona junto a la oftalmóloga Carmen Martín. El doctor Jesús Hernández-Barahona junto a la oftalmóloga Carmen Martín.

El doctor Jesús Hernández-Barahona junto a la oftalmóloga Carmen Martín. / R. D.

Un implante médico minúsculo, iStent, logra frenar la ceguera. Mide 0,36 mm de largo y está fabricado de titanio. Incorporado a la cartera de servicio del Hospital de Valme hace dos años, iStent es el dispositivo más pequeño implantado en el cuerpo humano. Permite reducir la presión intraocular, uno de los problemas ocasionados por el glaucoma, principal causa de ceguera junto a la degeneración macular asociada a la edad.

La Unidad de Glaucoma del Hospital de Valme, que coordina el doctor Jesús Hernández-Barahona, fue pionera en Sevilla hace ya más de dos años al lograr la autorización para aplicar esta novedosa técnica que permite controlar la presión intraocular y, con ello, frenar la pérdida de visión. El resto de hospitales de Andalucía también están incorporando este microimplante de manera progresiva, a medida que van obteniendo las autorizaciones para su uso.

La intervención consiste en inyectar dos implantes. La intervención consiste en inyectar dos implantes.

La intervención consiste en inyectar dos implantes. / Infografía

El glaucoma es la principal causa de ceguera junto a la degeneración macular

La cirugía consiste en inyectar dos implantes “en la zona del ángulo, ubicada entre el iris y la córnea, donde el ojo drena”, explica el coordinador de la Unidad de Glaucoma, al describir el paso a paso de la operación: “Creamos una comunicación entre el líquido del ojo y su salida natural, al modo de un pequeño bypass. Y logramos reducir la tensión intraocular”. El Hospital de Valme aplicará esta cirugía a unos 30-40 pacientes este año 2021.

Se trata de una herramienta más en Oftalmología para tratar el glaucoma. Esta cirugía está indicada para pacientes no muy avanzados y con mucha medicación. “En especial, personas mayores operadas con cataratas. El 80-90% de los casos es operación combinada con cataratas”, añade el oftalmólogo.La intervención no requiere ingreso hospitalario, como la mayoría de los procedimientos de Oftalmología. Pese al Covid-19, esta Cirugía Mayor Ambulatoria se mantiene con normalidad en los quirófanos del Hospital de Valme, al no requerir de camas de hospitalización.

La presión ocular es el factor de riesgo más importante del glaucoma y, mediante la cirugía, los especialistas tratan de controlar el avance de este problema. “En el ojo se produce líquido de manera continua y tiene que evacuarse también de forma continua. Cuando ese equilibrio no es bueno, la presión sube”, añade.

Mediante el microimplante el glaucoma no se cura, pero sí se enlentece su avance; y con ello los oftalmólogos frenan la irremediable pérdida de visión que desencadena esta neuropatía óptica. “Estabilizamos la presión intraocular, de manera similar al tratamiento de la presión arterial, que tampoco se cura”, explica el experto.

Una paciente se somete a una prueba diagnóstica, la campimetría. Una paciente se somete a una prueba diagnóstica, la campimetría.

Una paciente se somete a una prueba diagnóstica, la campimetría. / A. B.

El glaucoma es e una de las dos causas más importantes de ceguera evitable, junto a la degeneración macular asociada a la edad. Se trata de una enfermedad crónica, pero que si se detecta a tiempo se puede frenar su avance y garantizar la visión por muchísimo más tiempo.

Los especialistas apuntan a que es una enfermedad silenciosa, dado que no presenta grandes síntomas hasta que ha evolucionado demasiado y tiene ya un daño irreversible. La prevalencia es del 3% en la población adulta, porcentaje que sube al 7% por encima de mayores de 80 años . El impacto de este problema va en aumento de manera paralela al envejecimiento progresivo de la pirámide poblacional y del diagnóstico precoz.

La Unidad de Glaucoma del Hospital Universitario de Valme pertenece al servicio de Oftalmología que dirige Ana García Bernal. Bajo la coordinación de Hernández-Barahona, cuenta con otros dos oftalmólogos, las doctoras Martin y Mayordomo, tres enfermeras y residentes. En su cartera de servicios disponen de técnicas diagnósticas, tanto para la valoración de la sensibilidad en el campo visual (campimetría), como para el estudio del nervio óptico y estructuras de la mácula (tomografía óptica).

Esta área quirúrgica dispone de un abanico de técnicas clásicas junto a técnicas innovadoras- Según Hernández-Barahona, “la innovación quirúrgica que se está produciendo en la actualidad se centra en abordajes menos invasivos, más seguros que minimizan complicaciones y orientados a la recuperación más rápida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios