Sevilla

El juez imputa por amenazas al hermano mayor del Calvario

  • La Policía detiene a José Luis Chico Gálvez por un intento de extorsión a dos miembros de la cofradía · Anoche presentó su dimisión en un cabildo de urgencia

El hermano mayor del Calvario, José Luis Chico Gálvez, quedó ayer en libertad con cargos después de que la Policía lo detuviera por un intento de extorsión a otros dos hermanos de la cofradía. Chico Gálvez fue arrestado a las diez de la mañana del miércoles y puesto ayer a disposición judicial después de pasar la noche en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía, en la avenida de Blas Infante. Tras prestar declaración, el juez de guardia decretó su puesta en libertad, pero le mantiene su imputación como presunto autor de un delito de amenazas. Anoche mismo, en un cabildo de urgencia celebrado en la casa de hermandad, presentó su dimisión ante la junta de gobierno y el director espiritual, Antonio Fernández Estevez.

Según explicaron a este periódico fuentes de la investigación, Chico podría haberse aprovechado de su cargo como hermano mayor para hacerse con datos de personas a las que intentó extorsionar. Hay al menos dos afectados que le han denunciado. Ambos denunciantes son hermanos del Calvario y éste es precisamente el único aspecto que une a las dos víctimas.

El hermano mayor podría haber pedido dinero a estas dos personas a cambio de no hacerle daño a su familia. Los dos afectados no llegaron a pagar y pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Nacional hace unos meses. Tras varios interrogatorios, los agentes encargados de la investigación -pertenecientes al Grupo de Atracos- descubrieron que el único hilo que unía a las dos víctimas era la pertenencia a una misma cofradía. A raíz de ahí las sospechas se centraron sobre el hermano mayor, que posee una empresa de alimentación centrada en el sector porcino. El objetivo de las supuestas extorsiones podrían estar relacionada con su actividad empresarial.

El hermano mayor eludió ayer a la prensa en los juzgados porque se le permitió salir por una puerta distinta a la que cruzan todos los detenidos cuando quedan en libertad. Aunque fuentes judiciales aseguran que no se dio ninguna instrucción en ese sentido, lo cierto es que, bien por las Fuerzas de Seguridad o por el personal del edificio, Chico Gálvez recibió un trato de favor y evitó que se captara su imagen en el juzgado. La Fiscalía no pidió ninguna medida contra este hombre y el juzgado de guardia se inhibió del caso y lo remitió a los juzgados de Huelva porque los hechos delictivos se han producido en esta provincia. De hecho, el negocio del hermano mayor consiste en la venta y distribución de productos del cerdo de Jabugo.

Chico Gálvez no lleva todavía un año al frente de la cofradía de la Magdalena. En junio de 2008 tomó posesión de su cargo, por lo que ésta sería su primera Semana Santa en la que procesionaría con la vara dorada. El miércoles esgrimió motivos de salud para ausentarse de uno de los cultos que celebró la hermandad.

El Calvario celebró anoche una junta de gobierno de urgencia a la que asistió el propio Chico, quien se declaró inocente aunque admitió haber firmado la declaración autoinculpatoria. Fernández Estevez presidió la junta y se comprometió a poner el asunto en conocimiento del cardenal. Chico presentó su dimisión, que se encauzará formalmente tras Semana Santa, y explicó los detalles de su caso con gran emoción. El teniente de hermano mayor, Fernando Salas Arce, se ha hecho ya cargo del gobierno de la hermandad en la práctica. De hecho, ayer mismo dirigió una reunión para los hermanos que harán su primera estación de penitencia la próxima Madrugada.

10:00

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios