Sevilla

Los investigadores de la Hispalense triplican en seis años su competitividad

  • La captación de fondos externos es de 45 millones en 2006, 28 más que en 2001 · La presencia de trabajos en revistas especializadas mundiales se incrementa con 300 citas más

Comentarios 4

Los grupos de investigación de la Hispalense han triplicado su capacidad para competir, con sus proyectos, en el panorama nacional y europeo a lo largo del sexenio 2001-2006. El principal indicador que mide la competitividad es el índice de captación de fondos externos y los equipos de la Universidad de Sevilla atrajeron 45 millones de euros a sus laboratorios y departamentos -tras ganar concursos públicos- para desarrollar sus trabajos científicos durante 2006, lo que supone un notable incremento con respecto a los 17 millones cosechados en 2001. "Este crecimiento hay que valorarlo dentro del contexto de un sistema de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) con un presupuesto público que en el mismo periodo ha aumentado un 70 por ciento", explica Saturio Ramos, vicerrector de investigación, en la memoria oficial de la Hispalense.

Los fondos externos proceden de los concursos públicos que celebran el Plan Nacional de Investigación, el programa marco de Europa, los proyectos de excelencia de la Junta de Andalucía y los contratos con administraciones públicas y empresas privadas. Para lograr estas inversiones externas a la Universidad, los investigadores tienen que demostrar calidad en sus grupos y proyectos, los principales factores que se miden en los concursos. Y las áreas de investigación más potentes que compiten por los recursos económicos, en el ámbito nacional y andaluz, son la Física, Química, Matemáticas, Biología, Biomedicina e Ingeniería.

El plan propio de la Universidad de Sevilla para la investigación contó en 2006 con 1,5 millones de euros, presupuesto destinado al apoyo de los investigadores para gastos de funcionamiento principalmente. Los gastos de personal de las instituciones adémicas suelen acarrear el 80 por ciento de los presupuestos anuales, de manera que para investigar los grupos tienen que "ser competitivos para ganar los concursos públicos y lograr financiación externa, pública o privada", añade Saturio Ramos.

Otro indicador que mide el nivel de la producción científica es el número de citas de los proyectos que aparecen en las publicaciones científicas internacionales. Durante el sexenio analizado se registra un salto importante del ISI (Essential Science Indicators), el principal índice mundial de publicaciones especializadas, con un aumento de las 700 citas de 2001 a las casi 1.000 de 2006. "La publicación de un trabajo científico en las revistas especializadas es garantía de calidad ya que requiere el visto bueno de expertos en cada área", destaca el vicerrector de investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios