Sevilla

El reparto de medallas desata una guerra interna en la Policía

  • Los sindicatos se unen y convocan una protesta para este viernes por las "designaciones caprichosas" de las condecoraciones

Acto de la Policía Nacional en la Plaza de España Acto de la Policía Nacional en la Plaza de España

Acto de la Policía Nacional en la Plaza de España

Comentarios 10

El desigual reparto de condecoraciones en la Policía Nacional ha desatado una guerra interna en la plantilla de Sevilla. Los tres sindicatos principales (SUP, UFP y CEP) han convocado para este viernes una concentración de protesta en las puertas de la Jefatura Superior, en la avenida de Blas Infante. A los sindicatos se les ha denegado la mayoría de las peticiones de cruces al mérito policial que han elevado a la Jefatura, a la que los representantes sindicales acusan de entregar condecoraciones de manera "caprichosa" a policías que no reúnen los requisitos mínimos para ello.

Entre las propuestas elevadas por la Jefatura a la Dirección General hay algunas que han sido recibidas con polémica, como es el caso de los secretarios de algunos altos cargos del cuerpo, del chófer de otro comisario principal, de un inspector por asumir el mando de un grupo o de una agente que destacó en una competición de atletismo. 

Sin embargo, se les han denegado las medallas al policía que resultó herido grave en Los Pajaritos y al compañero que le salvó la vida o a la agente que esclareció el crimen del Parque de María Luisa, entre otros.

Esta última funcionaria pertenece a la Unión Federal de Policía (UFP), cuyo secretario general en Sevilla, Antonio Jurado, calificó de "vergüenza" el reparto de las medallas. El año pasado ya se le denegó la cruz a esta policía y el sindicato acudió incluso al Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu.

"Tenemos el caso de una agente del Grupo de Homicidios que, estando embarazada, esclareció uno de los crímenes más destacados de los últimos años en Sevilla, como fue el del Parque de María Luisa", lamentó Jurado. Para ella no ha habido ninguna recompensa, mientras que la Jefatura sí ha premiado a la inspectora jefa y al inspector que esclarecieron un asunto similar, como es la violación del Parque del Tamarguillo, cuyo autor fue el mismo que el del asesinato de una prostituta en el Parque Amate.

Falta de transparencia

Los sindicatos también denuncia el oscurantismo en el reparto de las condecoraciones que se entregarán el 1 de octubre durante el día de los Santos Ángeles Custodios, patrones del cuerpo. Se conoce sólo el listado provisional de agentes propuestos para cruces al mérito policial con distintivo blanco, en el que no figura ningún comisario. Tampoco se les ha informado de las cruces con distintivo rojo, que acarrean un incremento salarial del 10% y se les debe entregar en teoría a aquellos policías que han puesto en riesgo su integridad o han protagonizado servicios muy destacados. Sin embargo, en los últimos años estas medallas han sido casi en exclusiva para jefes, sin que lleguen a los policías de la escala básica.

La UFP también pidió que se conozcan qué personas o instituciones ajenas al cuerpo recibirán las cruces al mérito policial. En los últimos años se ha reconocido con estas medallas a directivos de empresas y grandes almacenes. "Estas son en realidad medallas de ida y vuelta, porque luego en Navidad llegan regalos y cestas a las comisarías en agradecimiento a estas condecoraciones. Pedimos que si se hacen regalos a los comisarios, se les envíe a sus domicilios particulares y no a las comisarías".

La UFP denuncia que en la capital andaluza ocurre con las condecoraciones algo parecido a los cambios de destino. "No se deciden por antigüedad, mérito y capacidad, como dice la norma, sino a dedo y de forma opaca. De esta manera, el policía designado en un puesto es afín y sumiso".

Casos "sangrantes"

Los dos agentes que protagonizaron la intervención de Los Pajaritos fueron propuestos por la Confederación Española de Policía (CEP). Para el secretario general en Andalucía de esta central, Antonio Díaz Aguilar, el caso de estos dos policías es probablemente el "más sangrante de todos". La CEP propuso ambos cruces al mérito policial con distintivo rojo. El policía que resultó herido grave sufrió lesiones neurológicas de consideración y su compañero le salvó el vida.

El primero de estos dos policías es un funcionario con 1.150 detenciones, lo que supone con casi toda seguridad el agente con más arrestos de la última década en la capital andaluza. Cuenta con 65 felicitaciones públicas, se ha visto inmerso en tres incidentes con armas de fuego y tiene una cruz al mérito policial con distintivo blanco y otra de la Policía Local. Su propuesta consta de 96 folios y tiene también numerosas cartas de agradecimiento de asociación vecinales y colectivos ciudadanos. Además, sus notas informativas han dado origen a importantes operaciones antidroga.

Sin embargo, la Jefatura alega que "no ha destacado de sus compañeros lo suficiente como para hacerle merecedor de tal distinción", según consta en la denegación recibida por el sindicato, firmada por el jefe superior de Policía en Andalucía Occidental, José Antonio Pérez, a propuesta del comisario provincia, Andrés Garrido

Parece, sin duda, una respuesta genérica a la petición del sindicato, ya que el policía lesionado cumple todos los requisitos que dice la ley para obtener una cruz al mérito policial con distintivo rojo. El primero de ellos es el hecho de resultar herido en acto de servicio o por causa de él (excepto accidente, impericia o imprudencia). El segundo es realizar tres o más servicios en los que medie agresión con armas, aún sin resultar herido, y que suponga un hecho abnegado o que manifieste alto valor, en circunstancias de peligro para su persona, con utilidad para el servicio o prestigio para el Cuerpo. El tercero es que su conducta merezca especial recompensa por hechos distinguidos y extraordinarios con patente riesgo o peligro personal.

Este caso no es el único que le han denegado al CEP, que también ha recibido negativas para un agente de la comisaría de Triana que estaba libre de servicio y salvó a varias personas de un incendio junto a la avenida de la Palmera, para otros dos del Grupo Hércules de la comisaría del distrito Centro que rescataron a un hombre del río en agosto de 2017 y para otro que tuvo que frenar a tiros a un conductor temerario en la Cartuja. Lo más surrealista de este último asunto es que su compañero, por el mismo hecho, fue condecorado el año pasado, y a él se le deniega ahora la medalla.

El representante del CEP también ha recibido negativas a sus propuestas en Cádiz, Córdoba y Huelva, las otras plantillas que dependen de la Jefatura Superior de Andalucía Occidental. Las dos propuestas de la CEP que han sido aprobadas son las de los dos funcionarios que se jugaron la vida en Alcalá de Guadaíra para salvar a una mujer que se quería arrojar desde una cornisa

El criterio de Billy el Niño

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) también ha mostrado su indignación y repulsa por el reparto no equitativo de las medallas. Su secretario general en Andalucía, José Antonio Beato, ha lamentado que le entreguen una cruz al mérito policial a una funcionaria que destacó en una competición de atletismo, cuando entre sus afiliados hay un agente que es campeón de España de taekwondo y que ganó las olimpiadas de policías y bomberos de su disciplina. "Lo han castigado porque en el podio salió con una bandera de Andalucía", denuncia el SUP.

Esta central también solicitó medalla roja para un policía antidroga que tiene tres cruces blancas y 127 felicitaciones públicas, que también se le negó. Sin embargo, el comisario jefe de Policía Judicial sí recibió su cruz roja cuando estaba a punto de jubilarse, alegando que había sido el responsable de la investigación del triple crimen del Pollino, en Dos Hermanas.

El SUP denuncia que se le hayan denegado también sus peticiones en la provincia de Cádiz. "Se abrieron expedientes a policías por el robo de droga en el búnker y se condecora a los jefes por la recuperación de las sustancias", expuso Beato, que ha lamentado que se haya propuesto para medalla a un inspector jefe que fue condenado por no someterse a la prueba de alcoholemia tras un accidente de tráfico con el vehículo oficial. 

Para los tres sindicatos, "da la impresión de que el criterio de Billy el Niño para la concesión de recompensas policiales siga imperando en la Dirección General de la Policía, donde sigue vigente la ley preconstitucional 5/1964, de 29 de abril, sobre condecoraciones policiales".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios