Obituario

Muere Rufino Calero, uno de los grandes empresarios hoteleros de España

  • En 1975 fundó la cadena Tryp y en 1986 reabrió el Hotel Colón

  • Desde 2003 poseía en Sevilla el Hotel Vincci La Rábida

  • Su afición taurina le llevó a crear la ganadería Río Grande

Rufino Calero, en una entrevista concedida en 2011. Rufino Calero, en una entrevista concedida en 2011.

Rufino Calero, en una entrevista concedida en 2011. / D. S.

Un madrileño enamorado de Sevilla, pionero en el sector turístico y un gran aficionado del mundo taurino. Son los tres grandes pilares de Rufino Calero Cuevas (Madrid, 1935), fallecido este domingo en la capital española, a tres meses de cumplir 85 años. Casado con María Isabel Gracia, padre de cuatro hijos y abuelo de 11 nietos, su nombre quedó vinculado desde mediados de los 70 del pasado siglo a las grandes cadenas hoteleras y también a la ganadería, en la que ha tenido reses propias que se han lidiado en las principales plazas de toros de España. 

Hablar de Rufino Calero es hacerlo de una época en la que España comenzaba a posicionarse como uno de los destinos más potentes para los viajeros. Pese a este auge, eran tiempos complicados -económicamente hablando- cuando en 1975 fundó la cadena Tryp Hoteles, que con el tiempo se acabó convirtiendo en el tercer grupo más importante del país dentro de esta actividad.

Calero no fue un empresario que quiso probar suerte en este terreno en un momento próspero para el turismo. Ni mucho menos. Su relación con el mundo de los hoteles venía de lejos. De cuando cumplió la mayoría de edad. Con 18 años, el día de Santa Marta (patrona de la hostelería) comenzó a trabajar como auxiliar administrativo en un hotel. En una entrevista concedida en 2011 a Diario de Sevilla recordaba que su abuela -encargada de su crianza tras fallecer su madre- se sintió tremendamente frustrada por este empleo, pues prefería ver a su nieto "colocado" en un banco antes que "en una fonda". Desde entonces empezó una exitosa carrera hasta crear su propia cadena.

Su relación con Sevilla

El grupo Tryp Hoteles fue el responsable de mantener una fuerte relación con Sevilla. En 1986 el Hotel Colón pasó a manos de la mencionada firma, que llevó a cabo una profunda remodelación en sus instalaciones, sin perder en ningún momento su idiosincrasia y devolviéndolo a la cima de los mejores hoteles de España. Logró mantener, además, su vinculación con el mundo taurino, del que este madrileño era un gran aficionado. 

Con el cambio de siglo vendió el grupo hotelero a la cadena Meliá, para poco después crear otra firma, la de Vincci Hoteles, propietaria del Hotel Vincci La Rábida, abierto en 2003 en la céntrica calle Castelar, junto al barrio taurino por excelencia de la capital andaluza, el Arenal. Este negocio se ha convertido en un referente para todos los que participan de la fiesta nacional o son amantes de ella. 

Siempre defendió que los hoteleros debían primar la calidad por encima del precio a la hora de competir. Un principio mantenido en la última crisis financiera que sufrió el sector, que pudo sobrevivir a ella, precisamente, por la bajada de las tarifas en muchos establecimientos, algo que cuestionó este empresario, quien se adentró en mercados como Túnez, Estados Unidos y Portugal. Aperturas que continuarán en 2021, cuando está previsto que Vincci abra otro hotel en Sevilla, en la Plaza de Molviedro, que contará con 79 habitaciones y 18 apartamentos de lujo. Lo hará en un edificio propiedad de la Fundación Cajasol y que fue sede de la antigua escuela de hostelería. 

El hierro Río Grande

Su afición por el mundo taurino lo llevó a tener una propia ganadería, cuyas reses, con el hierro de Río Grande, han formado parte de importantes carteles en las plazas de toros de Sevilla, Madrid, Barcelona y Bilbao, entre otras. También, cuando aún poseía la cadena Tryp, creó el premio taurino Al detalle para el recuerdo como reconocimiento a las personas vinculadas con este ámbito. 

Sus hijos continúan con el negocio hotelero y ganadero que este infatigable emprendedor ha dirigido hasta su muerte. Dos ámbitos que conocía a la perfección y que le llevaron a ocupar diferentes cargos: presidente de la Asociación de Cadenas Hoteleras Españolas, vicepresidente de la Federación Nacional de Hoteles y vocal de la Unión de Criadores de Toros de Lidia. Como reconocimiento a su trayectoria profesional en 1996 recibió el Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial y en 2014 la Medalla de Oro al mérito turístico

Un madrileño que, pese a residir en la capital de España, pasaba largas temporadas en Sevilla, en la casa que el matrimonio posee en la calle Castelar. Tal ha sido su vinculación con la ciudad hispalense que se hizo hermano del Baratillo, donde cada Miércoles Santo era un día reservado exclusivamente para "su cofradía". 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios