Sevilla

La muerte de la joven polaca se politiza

  • La oposición pide responsabilidades al gobierno local por el accidente. La Policía y el distrito alertaron del riesgo de caída.

La muerte de Sylwia Rajchel, la joven estudiante polaca de 24 años que se precipitó a la zapata desde la calle Betis, se ha politizado. Las tres fuerzas políticas con representación en el Ayuntamiento de Sevilla se refirieron este martes al accidente y debatieron sobre si se podía haber evitado o no. Mientras que la oposición pide responsabilidades políticas, el gobierno se defiende alegando que lo ocurrido no ha sido más que una desgracia. Mientras tanto, los familiares de la víctima ya están en Sevilla para hacerse cargo de los restos mortales de la joven y trasladarlos a su país de origen. 

Sylwia Rajchel disfrutaba de una beca Erasmus y estaba estudiando Enfermería en la Universidad de Murcia desde finales de septiembre. La joven se encontraba realizando un viaje por Andalucía organizado por una asociación de Erasmus. Sobre las doce y media de la noche del sábado al domingo, la joven se encontraba con su grupo de amigos en la calle Betis. Allí, se subió al poyete que separa esta vía del río Guadalquivir y cogió su teléfono móvil para hacerse un autorretrato en el que saliera detrás el puente de Triana. 

La joven perdió el equilibrio y cayó hacia atrás, precipitándose desde una altura de siete metros e impactando con la cabeza en el pequeño muelle de hormigón de la zapata. El golpe le provocó una fractura de la base del cráneo y una parada cardíaca. Pese a que fue reanimada por los servicios sanitarios, murió al día siguiente en el Hospital Virgen del Rocío. 

El accidente ha generado revuelo político, ya que las obras de reurbanización de la calle dejaron la bancada a una altura muy escasa. Tanto la Policía Local como la junta municipal del distrito Triana habían advertido del peligro de caída, pero el Ayuntamiento no realizó ninguna modificación por tratarse de una zona considerada Bien de Interés Cultural (BIC). 

El portavoz adjunto del PSOE en el Ayuntamiento, Antonio Muñoz, apuntó que es necesario "analizar lo ocurrido y aprender para que una cosa así no vuelva a suceder". Muñoz destacó su "consternación por este triste accidente que jamás debió haber ocurrido, puesto que hay un acuerdo del pleno de la junta municipal del distrito Triana que ha sido ignorado". 

El portavoz de IU, José Manuel García, fue más crítico y exigió "responsabilidades políticas" tanto al delegado del distrito de Triana, Curro Pérez, como al concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez. García señaló que esta muerte se podría haber evitado si el Consistorio hubiese atendido los requerimientos "de los vecinos del barrio y de la Policía Local". 

El delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano, consideró que esta muerte constituye una "excepcionalidad". "En el caso de que fuera algo habitual, sería cuando habría que actuar en prevención. Es una desgracia que ha ocurrido y que no tenía que haber sucedido nunca, pero no creo que haya que abrir un debate en profundidad sobre este asunto y, en el caso de que los responsables de la seguridad entiendan que así tenga que ser, pues se tomarían las medidas oportunas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios