Sevilla

Cerca del 10% de las mujeres que abortan en Sevilla son menores de edad

Entrada a una consulta de Planificación Familiar en un centro de salud.

Entrada a una consulta de Planificación Familiar en un centro de salud. / D. S.

En un momento en el que el Gobierno tiene sobre la mesa el anteproyecto de la nueva Ley del Aborto para permitir que las menores de edad puedan interrumpir voluntariamente el embarazo (IVE) desde los 16 años sin permiso paterno, y que ha reabierto el sempiterno debate sobre esta norma, la variable de la edad vuelve a cobrar valor. Pero, ¿qué dicen las estadísticas? ¿Es una práctica más o menos común entre las adolescentes sevillanas?

Un total de 354 jóvenes menores de 18 años se sometieron a lo largo del año 2020 –las últimas cifras disponibles– a un aborto en Sevilla. De ellas, 167 tenían entre 16 y 17 años, el 47%. Es decir, cada dos días se llevó a cabo en la provincia un aborto en ese tramo de edad. Hay otra lectura. Y es que, a partir de ahora, con la nueva normativa prevista, y en base a esa estadística, casi la mitad de los embarazos en jóvenes en minoría de edad podrán ser interrumpidos voluntariamente en un centro sanitario sin necesidad de contar con el consentimiento paterno.

El anteproyecto de la nueva ley del aborto en el que el Ministerio de Igualdad lleva casi un año trabajando y que el Consejo de Ministros aprobará previsiblemente hoy pretende enmendar la reforma del PP, de 2010, y volver a permitir la interrupción voluntaria del embarazo desde los 16 años sin permiso de los padres. Hay más novedades. Mientras la ley actual establece que la prestación sanitaria de la interrupción voluntaria del embarazo se realizará en centros de la red sanitaria pública o centros privados concertados. Esto cambia en el nuevo texto, aún sin aprobar, donde se garantiza la realización de abortos en todos los hospitales públicos y "excepcionalmente, en un centro privado acreditado"

En total en Sevilla, 4.359 mujeres interrumpieron voluntariamente su embarazo en 2020. Más del 8% eran menores de edad (354). Pero, ampliando un poco más el círculo, 505 no habían cumplido los 20 años. De ese medio millar de casos, Sanidad recoge que en 216 se habían utilizado métodos barrera, otras 58 aseguraron usar métodos anticonceptivos hormonales, 108 métodos naturales, dos mecánicos y, las otras 121, manifestaron no haber usado ningún método.

Por su parte, en la mayoría de los casos, las jóvenes fueron informadas en un centro sanitario público (490 casos), mientras una mínima representación lo hicieron a través de centros sanitarios privados (5), teléfono de información al ciudadano (1), familiares y amigos (2) o internet (4).

Con todo, y, con los datos hasta el 2020 en la mano, las estadísticas desgranan que, con la ley actual, en la década que ha estado vigente, se ha registrado un acusado descenso en el número de interrupciones del embarazo entre las menores de 20 años, pero también en el resto de las edades. La comparación entre los abortos practicados con menos de 20 años en 2010 en Sevilla (862) y en 2020 (505) reflejan un descenso del 42%. Si se consideran todos los tramos de edad, la reducción en la provincia es del 20% en ese periodo ya que pasaron de 5.434 entonces a los 4.359 registrados en el último año del que Sanidad tiene estadísticas, el 2020.

Es decir, que los abortos entre las jóvenes menores de 20 años se han reducido en esa década, siguiendo la misma tendencia que en el resto de las edades, pero en ese tramo descendieron mucho más –un 42%– que en el global –20%–. Otro matiz. En el año 2010, las adolescentes con menos de 20 años que abortaban representaban el 15% del total. Diez años más tarde, el peso relativo de este tramo de edad, dentro de las interrupciones voluntarias del embarazo totales de la provincia, ha bajado al 11,5%.

Entre los 25 y 29 años, el tramo con más interrupciones

En total, de las 4.359 mujeres de la provincia de Sevilla interrumpieron su embarazo en el año 2020, el grueso de las interrupciones voluntarias del embarazo se registraron entre los 25 y los 29 años. Exactamente, 985. A continuación, en cifras muy similares, el tramo de 30 y 34 años y de 20 a 24, con 835 y 887 casos, respectivamente. El número de abortos voluntarios se reduce en las mujeres de entre 35 y 39 años (733 casos en 2020), de entre 15 y 19 (478) y entre 40 y 44 (333). Muchos más reducidas son las interrupciones en las jóvenes menores de 15 años (27) y en las mayores de 44 años (21).

De acuerdo a los datos del Ministerio de Sanidad, la amplia mayoría de las 4.359 gestantes que interrumpieron su embarazo en la provincia, no habían tenido abortos voluntarios anteriores. En esa situación estuvieron 2.381 mujeres. Otras 1.063 se habían hecho una IVE con anterioridad, 473 sumaban dos previos, 210 acumulaban tres anteriores, 95 se habían hecho cuatro antes y 137 tenían cinco o más previos. De esas más de 4.300 gestantes que se sometieron a una IVE, 1.753 no tenían hijos, 1.141 ya eran madres de uno, 1.024 de dos, 327 de tres, 89 de cuatro y 25 tenían cinco o más vástagos.

A nivel andaluz, la tasa de IVE descendió algo más de dos puntos en la última década. Exactamente 2,14 ya que de 12,47 abortos por 1.000 mujeres de cada grupo de edad se pasó en 2020 a 10,33. El total de IVE en España en ese año fue de 88.269 y en Andalucía, de 17.121. De manera que las 4.359 registradas en Sevilla suponen un cuarto del total de la comunidad autónoma (25,4%) y el 5,3% de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios