Calle rioja

De muros, puertas y fronteras

  • Un fructífero encuentro virtual. Tradición y modernidad, centro y periferias, Magallanes y Elcano, el Foro Frontera Abierta se adentra en las paradojas de Sevilla

La Nao 'Victoria', vista desde Triana. La Nao 'Victoria', vista desde Triana.

La Nao 'Victoria', vista desde Triana. / Antonio Pizarro

FRONTERA Abierta. Es el canal de Youtube que coordina Antonio Navarro Amuedo, un especialista en abrir fronteras, en horadar muros e inventarse patrias nuevas. Llegó a este periódico muy joven (jóvenes Antonio y el periódico) y después se reinventó. Marruecos y Rusia han sido sus dos destinos profesionales, también emotivos y narrativos.

Nos convocó a cuatro colegas para hablar de Sevilla y sus paradojas, sus contradicciones, sus límites y sus horizontes. Cinco rostros en la pantalla del ordenador con la técnica del zoom. Un imperativo de la pandemia. ¿Un hándicap o un hallazgo? No volveremos a ser como antes, los que fuimos del himno de Andalucía. Íbamos apareciendo en la pantalla como elenco de una película de palabras que duró más o menos lo que un largometraje. Antonio sugería, apuntaba, pero nos dejaba hablar. Tema libre.

A Julio Muñoz Gijón lo habíamos visto horas antes mucho más joven (y es de 1981, la quinta de Joaquín o Pablo Casado) como reportero de Andaluces por el mundo buscando paisanos en la San Francisco californiana. Juan Carlos Blanco fue portavoz del Gobierno andaluz con Susana Díaz, pero ahora, como consultor, es portavoz de sí mismo. Nació en Ginebra, donde fue obispo San Francisco de Sales, patrono de los periodistas. Daniel Ruiz domina el trazo corto del periódico con la zancada larga de la novela, velocista y fondista. Defiende la literatura que se hace en esta ciudad (Sara Mesa, Isaac Rosa), y a la crítica y a los lectores les ha cautivado El calentamiento global. Yo era el más veterano de los cinco. Si fuéramos magníficos, me apunto a Marcelino, el autor del histórico gol a la Unión Soviética en 1964 (creo que no habían nacido ninguno de mis compañeros de frontera), a quien tuve el privilegio de entrevistar porque me consiguió su teléfono el pintor Florencio Aguilera.

¿Es Sevilla ciudad fronteriza? Podía haber llevado ese atributo que acompaña en sus topónimos a Jerez, Arcos, Chiclana, Morón o Jimena. En el coloquio se insinuaron diferentes indicios de frontera: el centro y las periferias; la tradición y la modernidad; el monolitismo y la dualidad. Lógicamente, salió el nombre de Chaves Nogales; también los de Silvio o Andrés Herrera El Pájaro. Blanco recordó los muchos proyectos nacidos en Sevilla que triunfan en el mundo; Daniel Ruiz señaló Sevilla, la misma ciudad que hace un siglo menos seis años acogió a la generación del 27, como capital del rap, con hermosos binomios entre esta música y la literatura como el establecido entre el rapero Haze y el escritor José María Conget. Hubo una frontera, el muro de Torneo, que tiró la Expo. La quimera que se veía desde El Joven Costalero, sitio kitsch digno de una película de Tarantino o una novela de Fernando Mansilla.

Segundo año sin fiestas primaverales por el miedo al contagio. Una bofetada a la medida del tiempo en el sentido proustiano y también en el de Rafael Montesinos. Como en las Memorias del poeta que escribió su propio centenario, son tiempos de años irreparables. El año pasado sólo hubo tiempo para la Cabalgata de Reyes (una carroza conmemorativa de los veinte años del Diario de Sevilla) y para los Carnavales. Este año todos vamos disfrazados.

La pandemia ha deslucido por completo el quinto centenario de la conmemoración del viaje a las islas de las Especias que se saldó con el hito de la primera vuelta al mundo por las autopistas de los océanos. Muchos no volvieron, como reza la canción. De las cinco naves, sólo regresó la nao Victoria, nombre premonitorio. El 27 de abril se cumplen quinientos años de la muerte de Magallanes, el almirante de la flota, en una escaramuza con indígenas filipinos. Su Apocalypse Now en el mismo país que le dejó a Coppola los helicópteros y los paisajes para su evocación de Vietnam. Los más pesimistas temían que el latigazo del Covid se prolongue hasta 2022, cuando se consume el medio milenio de la hazaña náutica. Los más optimistas se dan con un canto en los dientes si para ese año, el del Mundial de Qatar, se ha controlado la pandemia. Con la sutileza de quien imagina territorios ignotos, el novelista Daniel Ruiz encuentra otro paralelismo entre el viaje y su celebración: aquél propició un mundo mucho más abierto por recién descubierto; el tributo de su recuerdo nos va a regalar un mundo mucho más cerrado, preñado de cautelas, sospechas, prejuicios.

Juan Carlos Blanco defiende la identidad de los barrios desde los que se pierde la visión de la Giralda: conoce Los Bermejales de visitar a su madre; las barriadas de Los Príncipes o Las Naciones, con nombre de cuentos de Walter Scott, de acompañar a su hijo en sus expediciones balompédicas. Muñoz Gijón, el Rancio, que encontró Excalibur en la lanza de Longinos, simultanea la novela (prepara la sexta entrega de la saga de los inspectores Giménez y Villanueva, yo veo ahí a los actores Antonio Dechent y Manolo Solo, que también valdrían para Magallanes y Elcano o para Joselito y Belmonte: Sevilla dual) con la radio y la televisión. La cantidad de botellas de agua que le acompañaban en su set pantallero pertenecían al programa de Toñi Moreno, periodista de Sanlúcar de Barrameda, escala fundamental de la vuelta al mundo que nunca noveló Julio Verne.

Antonio Navarro Amuedo volvió de Rusia, donde resido en las más de ochocientas páginas que llevo de Guerra y Paz de la mano de Tolstoi. Un puente aéreo sin aviones entre Moscú y San Petersburgo. Evocador de aquel duelo entre Karpov y Kasparov en el teatro Lope de Vega el otoño de 1987 para disputarse el cetro mundial del ajedrez. Cuando el Casino de la Exposición se llenó de analistas rusos. Segundo mandato de alcalde de Manuel del Valle, el autor de la foto de la tortilla, a cinco años de la Expo. Sevilla es muy moderna cuando le conviene. Felipe González nació el mismo año que Joe Biden, pero llegó a presidente del Gobierno cuarenta años antes. Con Guerra… y Paz. Cómo ven Sevilla, cómo la vemos. Una ciudad con palíndromo: Sevilla, Allives… La urbe de los niños seises y los caballeros veinticuatro, que son múltiples.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios