RAE El "casoplón" (de Pablo Iglesias) se cuela en el Diccionario de la RAE

Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, junto a Paz Battaner, directora del Diccionario de la Lengua Española, y Raquel Montenegro, directora de la Academia Guatemalteca de la Lengua. Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, junto a Paz Battaner, directora del Diccionario de la Lengua Española, y Raquel Montenegro, directora de la Academia Guatemalteca de la Lengua.

Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, junto a Paz Battaner, directora del Diccionario de la Lengua Española, y Raquel Montenegro, directora de la Academia Guatemalteca de la Lengua. / Antonio Pizarro

El español sigue creciendo. El Diccionario de la Lengua Española acaba de incorporar dos de las palabras que más han marcado la actualidad informativa (y política) de los últimos meses: “casoplón” y “zasca”. A sólo unas días de la nueva jornada electoral, la polémica con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, marcará de nuevo el foco mediático y los comentarios en las redes sociales. Es la forma en que la Academia, con tres siglos a sus espaldas, se adapta a los nuevos tiempos.

La Asociación de Academias de la Lengua Española, que celebra esta semana su congreso en Sevilla con la participación de medio millar de expertos, acaba de presentar las novedades de la obra del DRAE y son hasta 1.100.

Es una de las peticiones de los hispanohablantes que las 23 academias de la lengua del español que hay en el mundo han aceptado incorporar al Diccionario. Otra novedad, muy coloquial y madrileña, es casoplón, para llamar a las casas grandes y lujosas, que tanta envidia suscitan a quien no la tiene (eso no lo dice la acepción de esta palabra, claro).

Cualquiera que acceda en estos momentos a la aplicación de la RAE (en web o en móvil) ya podrá comprobar el trasfondo qué significa exactamente casoplón. Sólo tiene una acepción (no hace falta más): 1. m. coloq. Esp. Casa grande y lujosa.

Hasta 23 academias de la lengua del español se tienen que poner de acuerdo para aceptar las nuevas incorporaciones de palabras. No es un proceso fácil y rápido.

Según ha avanzado el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, en esta ocasión se han sumado a la obra 229 artículos, 88 acepciones nuevas y se han aceptado 536 enmiendas.

Las redes sociales también están teniendo un impacto importante en nuestro idioma. Para “guasapear” habrá que esperar, pero ya podemos escribir con absoluta corrección “mensajear”: "comunicarse por medio de mensajes escritos a través de un teléfono celular".

La preocupación por el clima, al margen del efecto Greta, también está presente con la incorporación de “arboricidio”: tala injustificada de árboles. Y queda bien claro su sentido negativo y su impacto en nuestro medio ambiente (diga lo que diga Donald Trump y por mucho que quiera presionar sacando a Estados Unidos del Pacto del Clima de París).

Este jueves se afronta en la capital andaluza la recta final del XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios