la reorganización del transporte público

El nuevo sistema de turnos saca a las calles 170 taxis más cada día

  • El Ayuntamiento garantiza una mayor oferta para cubrir la demanda, que se dispara durante los fines de semana.

  • El gremio se queja de que haya sido impuesto.

Un taxi gira en la Plaza del Duque. Un taxi gira en la Plaza del Duque.

Un taxi gira en la Plaza del Duque. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 5

Desde el lunes hay unos 170 taxis más cada día en las calles de Sevilla. Así lo establece un nuevo sistema de turnos por el que se rige el sector, aprobado por el Ayuntamiento de Sevilla tras negociarlo con las asociaciones mayoritarias de taxistas. El Consistorio responde así a la necesidad ciudadana de disponer de más taxis, que es frecuente sobre todo en las noches de viernes y sábados y los domingos por la tarde. También se han dado casos de falta de taxis en algunas jornadas puntuales, como ocurrió el pasado mes de septiembre cuando se generó un caos de tráfico en las inmediaciones de Fibes, coincidiendo con la celebración de un congreso de Educación al que asistieron más de 5.000 personas.

Lo mismo ocurrió con el estreno del musical El médico en el Palacio de Exposiciones y Congresos, un día en que la falta de taxis motivó incluso que algunos representantes políticos, como Beltrán Pérez, denunciaran este asunto en su cuenta de Twitter. El problema no es tampoco inusual en el aeropuerto de San Pablo, pero se debe a otras razones. El monopolio que la asociación Solidaridad del Taxi ha impuesto de facto en la terminal hace que funcione un sistema de numerus clausus entre los taxistas que rinden en el aeropuerto, de manera que hay incluso listas de espera para poder ir a recoger clientes a esta parada. Así, el crecimiento continuo del aeropuerto en el número de vuelos no se ha visto acompañado de un aumento de los taxis que prestan servicio en el aeródromo, por lo que no es infrecuente que los viajeros se encuentren con una parada vacía cuando coinciden en un corto periodo de tiempo varios vuelos. Santa Justa también ha quedado en alguna ocasión desabastecida, aunque los problemas allí son menos frecuentes que en el aeropuerto.

Los taxistas están convocando protestas ante una de las asociaciones del sector

La entrada en vigor de este nuevo calendario ha causado un profundo malestar entre los taxistas, no tanto por el hecho de que haya más taxis en las calles sino porque no haya sido sometido a votación, como ocurría año tras año hasta ahora. Fuentes del sector explicaron a este periódico que una de las asociaciones mayoritarias, la Unión Sevillana del Taxi, sometía cada año a votación el calendario para que así los afiliados lo respaldaran con sus votos. En esta ocasión, el calendario ha sido negociado por la directiva de la asociación con el Ayuntamiento, sin someterlo al refrendo de los socios.

El enfado llega hasta tal punto que se está convocando una manifestación de protesta para las once de la mañana ante la sede de la Unión Sevillana del Taxi. "No nos quejemos en las paradas. Acudid y perder una hora puede significar eliminar este calendario injusto e indigno para el taxi de Sevilla", rezan los mensajes que se están reenviando numerosos taxistas durante estos días, sólo cuatro jornadas después de la entrada en vigor del nuevo calendario.

Los taxistas son conscientes de las necesidades de taxis las noches de los fines de semana y las tardes de los domingos, pero creen que el resto de días, especialmente los laborables, la demanda estaba cubierta con la oferta que había. Ahora, sin embargo, los taxistas están trabajando una media de dos horas más diarias para alcanzar los ingresos que hacían antes. Las mismas fuentes lamentaron que el calendario no se haya hecho pensando en los profesionales afectados, que ya estaban bastante molestos con el Ayuntamiento por la demora en la aprobación de las tarifas.

Estos precios fueron aprobados en enero por el Pleno del Consistorio pero no han recibido todavía el visto bueno de la Junta. Es decir, los taxistas de Sevilla llevan más de dos meses aplicando las tarifas del año pasado cuando deberían tener en vigor las de 2018 desde principios de año. La subida es del 1,5% sobre los precios del año pasado, un dato que visto así no significa un gran incremento, pero que si se tiene en cuenta que supone unos céntimos por cada carrera, sí se traduce en una pérdida de ingresos considerable en el acumulado de lo que va de año.

Este retraso en la aprobación de las tarifas fue también la causa del caos que el sector vivió el pasado 28 de febrero. Los taxistas padecieron una situación surrealista, en la que sus taxímetros no tenían marcado este día como festivo y tenían que aplicar un suplemento con una calculadora o con una tablilla. La solución parece que es que puedan actualizar el calendario en sus taxímetros y tengan que hacerlo después otra vez para introducir las nuevas tarifas. La cuestión es urgente, porque podría repetirse en Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios