Movilidad

Los patinetes eléctricos de poca potencia podrán circular por los carriles bici

  • Los servicios jurídicos revisan una normativa que será debatida por los grupos políticos en la sesión plenaria de marzo

Una joven circula por el carril bici a la altura de María Auxiliadora. Una joven circula por el carril bici a la altura de María Auxiliadora.

Una joven circula por el carril bici a la altura de María Auxiliadora. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 2

En septiembre de hace dos años, el Ayuntamiento de Sevilla ya situó como prioridad en sus planes de movilidad regular los patinetes eléctricos: concretar cómo y por dónde deben circular estos artilugios que han dejado de ser un “juguete” para convertirse en un creciente “transporte de uso personal” se fijó como uno de los objetivos del Plan de la Bici 2020.

La normativa específica, a la espera de ser detallada por el equipo de gobierno de Juan Espadas, ya está casi lista para iniciar el proceso de aprobación municipal y afrontar su aplicación. Con sanciones incluidas. Sólo falta que los servicios jurídicos den el visto bueno a un texto que debe ser debatido por todos los grupos políticos en la sesión plenaria que se celebrará en marzo. Una de las últimas novedades que se conocen es que la normativa recogerá que los patinetes de menor potencia y dimensiones podrán circular por los carriles bicis (no por las aceras) que existen repartidos por la ciudad.

Ciudades como Barcelona o Granada hace años que afrontaron el desafío de establecer unas normas de convivencia con los patinetes, empujadas tanto por el uso ciudadano como por la pujante utilización por parte de los turistas. En el caso de Sevilla, el concejal de Movilidad, Juan Carlos Cabrera, confirmó ayer que entre las medidas ya previstas se encuentra que tengan que someterse a unas limitaciones de velocidad. En su momento, la Dirección General de Tráfico dejó en manos de los municipios la posibilidad de establecer las condiciones en las que pueden compartir espacio con el peatón. En Sevilla la única referencia a estos vehículos aparece en el artículo 58 de la ordenanza de circulación y habla de vehículos eléctricos de 250 vatios de potencia, anchura inferior a 0,80 metros y peso máximo en vacío de 120 kilos que deben ser autorizados por Movilidad para poder circular como bicicletas.

Para aplicar la nueva normativa, el Ayuntamiento tiene previsto afrontar un plan de señalización en las calles de la ciudad con el objetivo de concienciar a los usuarios y advertirles de que, su incumplimiento, supondrá una sanción “en el cien por cien de los casos” al igual que ocurre con el resto de vehículos de transporte. Los vehículos eléctricos con sillín para ir sentados cómodamente son los más utilizados entre los adultos. Pueden alcanzar velocidades que varían desde los 10 a los 25 kilómetros por hora, pero hay modelos más sofisticados que llegan a los 75 kilómetros por hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios