Medidas urgentes de vivienda y alquiler

La patronal Apartsur afirma que "la ley no soluciona nada y hacen falta más inspectores"

  • Señala que "la norma llega tarde porque las viviendas turísticas que ya existen no se pueden prohibir en las comunidades”

La Asociación de Viviendas Turísticas y Vacaciones de Andalucía (Apartsur) ha criticado el cambio legal que permite a las comunidades de vecinos poner freno a los pisos turísticos por considerar que es “partidista y no soluciona ningún problema” de las viviendas turísticas ilegales que ya existen y “son las que provocan los problemas de convivencia” en las comunidades.

La patronal reclama más inspectores de la Junta para controlar las viviendas turísticas ilegales y que la administración dialogue con el sector para buscar soluciones eficaces de verdad. “La norma llega tarde porque las viviendas turísticas que ya existen no se pueden prohibir en las comunidades”, asegura Juan Ignacio Chaves, portavoz de Apartsur.

Por eso la solución más eficaz, según la patronal, es que la administración ponga más personal a inspeccionar porque “más de la mitad de las viviendas turísticas ilegales en Sevilla no han sido inspeccionadas”.

La asociación critica además que la legislación no regule otras actividades en viviendas que provocan la entrada y salida de personas en las comunidades, tales como despachos de abogados, consultas de médicos y alojamientos de estudiantes. Y añade que para estas otras actividades los vecinos deberían poder elevarles la cuota de comunidad o exigirles cuotas especiales.

Apartsur señala que la cuestión de la entrada y salida de personas desconocidas se aborda ya con la legislación existente puesto que el propietario de una de un piso turístico, dado de alta en el registro oficial, está obligado a comunicar a la Policía Nacional en menos de 24 horas la identidad y los datos de las personas que se alojan en la vivienda. Sólo si se cumplen tales requisitos se permite al propietario que los inquilinos ocupen la vivienda turística. "La Policía Nacional sí sabe quién se aloja en las viviendas turísticas legalizadas, con lo que por ahí no viene el conflicto con los vecinos".

La recomendación de Apartsur a las comunidades de vecinos para evitar viviendas turísticas ilegales es que comprueben en primer lugar, con su asociación y con la Junta, si están legalizadas, dirigirse a la Policía para ver si cumplen con la obligación de comunicar los datos de los inquilinos que entran y salen, y que los propietarios cumplen con las normas de la comunidad de vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios