Patrimonio

Una plataforma pide al Gobierno que anule la inmatriculación de la Catedral y el Patio de los Naranjos

  • Considera que actualmente estos bienes son fruto de una "explotación comercial ajena a los intereses de la ciudadanía"

Un grupo de turistas junto a la catedral y la Giralda.

Un grupo de turistas junto a la catedral y la Giralda. / belen vargas

La plataforma en defensa del Patrimonio de Sevilla ha solicitado al Gobierno central que anule la inmatriculación (inscripción en el registro de la propiedad) por parte de la Iglesia Católica de la Catedral, la Giralda y del Patio de los Naranjos, después de que el Ejecutivo haya publicado el listado de los 295 bienes inmatriculados por la Iglesia de Sevilla entre 1998 y 2015.

La mencionada plataforma ha enviado un escrito a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a la que pregunta por las medida que tiene previsto adoptar para "anular dicha inscripción eclesiástica y devolver ese patrimonio al ámbito del que nunca debieron salir, el del común o dominio público", según explica en la misiva el abogado de la plataforma, Francisco Tejado.

El letrado recuerda que el conjunto monumental formado por el Archivo de Indias, el Alcázar, la Catedral, la Giralda y el Patio de los Naranjos fue declarado por la Unesco patrimonio de la Humanidad en 1987 y, por tanto, "todo el conjunto debe contar con esa tutela especial de la Administración que, entre otras tareas, garantice la conservación, el mantenimiento y/o la recuperación del bien protegido, así como la vigilancia para que dicho plan se cumpla".

La plataforma considera que estos bienes que "son públicos, no están en el tráfico del comercio y ni siquiera es posible que la iglesia católica apele al mecanismo de la usucapión para su inscripción en el registro de la propiedad", y añade que su "privatización supone una grave lesión de los intereses de los ciudadanos de Sevilla, que se ven privados de unos signos de identidad casi milenarios. El Patio de los Naranjos, que ha sido durante 800 años una plaza pública de encuentro y disfrute de la ciudadanía, hoy se encuentra cerrado por decisión episcopal, y la Giralda, máxima representación del imperio almohada en la ciudad, y referente permanente del urbanismo hispalense, es fruto de una explotación comercial ajena a los intereses de la ciudadanía".

Francisco Tejado recuerda en su escrito que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció en su discurso de investidura que promovería las "modificaciones legislativas oportunas para revertir las inmatriculaciones irregulares practicadas por los obispos", en cumplimiento de su programa electoral, que prometía llevar a cabo una "revisión de las operaciones que sean basado en el privilegio de inscribir en el registro de la propiedad bienes a partir de simples declaraciones de sus propios miembros". 

Por último, el letrado confía en que el Gobierno "restablezca y revierta las inmatriculaciones, volviendo el patrimonio a su legítimo titular, el común".

La plataforma en defensa del Patrimonio de Sevilla ha convocado el próximo viernes una concentración, a las 12:00 horas en la Plaza Virgen de los Reyes, con el lema "Recuperemos el Patio de los Naranjos", contra las inmatriculaciones de la Iglesia en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios