La situación de la limpieza en Sevilla

¿Por qué Sevilla está más sucia?

  • Los barrios están más sucios porque sólo se limpian una vez a la semana

  • La plantilla reclama volver al sistema de limpiar los barrios tres veces a la semana que había con Monteseirín y supone destinar a este fin el 100% del personal de lunes a viernes

Un operario de Lipasam en el centro de la ciudad, la única zona que se limpia a diario los 365 días al año. Un operario de Lipasam en el centro de la ciudad, la única zona que se limpia a diario los 365 días al año.

Un operario de Lipasam en el centro de la ciudad, la única zona que se limpia a diario los 365 días al año. / Belén Vargas (Sevilla)

La plantilla de la empresa municipal de la limpieza (Lipasam) confirma que Sevilla está más sucia y que la situación afecta sobre todo a los barrios periféricos, ya que el centro de la ciudad se limpia a diario. Y señalan que la suciedad se produce porque las calles de los barrios han pasado a limpiarse una vez a la semana, en lugar de las tres veces a la semana que se escamondaban hace cinco o seis años. Resumen la situación en que “se limpia con menos frecuencia y con menos calidad en los barrios por la mañana por un sistema de trabajo inadecuado y por falta de personal”.

Volver al sistema anterior. El comité reclama que se aplique en limpieza viaria el sistema de los gerentes Alfonso Mir y Rafael Pineda, y añade que la empresa ahorraría un millón de euros al año

Las causas de esta menor actuación en los barrios responden, según el comité de empresa de Lipasam, a dos cuestiones, pero ya que la plantilla no se puede tocar por mandato estatal, reclaman que se reorganice mejor. La actual organización del personal se aplicó en el mandato de Zoido y la ha mantenido Juan Espadas, pese a las peticiones constantes de los representantes de la plantilla para que se vuelva a la organización anterior. El comité dice que esa reorganización se hizo en 2013 y el gobierno local que es de 2014.

La segunda causa de que se actúe menos en los barrios responde a una reducción progresiva de los empleados cuya cifra no puede ampliarse por mandato estatal. “En limpieza viaria hay de 120 a 150 empleados menos que hace diez años”, protesta desde el comité de empresa Andrés Doblado, presidente, y Antonio Bazo, secretario general de CCOO de Lipasam, la sección sindical que arrasa en esta sociedad municipal.

A estos dos puntos hay que añadir otra causa cultural y social que no ayuda nada: el incivismo de los sevillanos que provoca que descuidemos y mantengamos en deficiente estado la ciudad. Hay demasiadas personas de todas las edades y condición social orinando en la calle a todas horas y ensuciando la vía pública y pocos bares con veladores limpian el espacio que ocupan.

En el centro de la ciudad, el comité dice que se está notando también la merma de calidad aunque se limpie a diario por dos razones: porque se les encarga más trabajo a los mismos empleados y deben hacer más sectores de los que hacían: cuatro sectores al día, frente a los 1 a 2 de antes, y porque el baldeo a presión se sustituye por un riego de agua por encima cuando hay que ir más deprisa en la tarea.

La propuesta

La buena noticia es que hay soluciones para mejorar esta situación. Para el comité de empresa la solución es clara en la limpieza viaria: reorganizar a los trabajadores con el sistema que había en el mandato de Monteseirín, en tiempos de los gerentes Alfonso Mir y Rafael Pineda.

Esa reorganización que pide la plantilla consiste en que el 100% de los empleados en limpieza viaria esté operativo de lunes a viernes por la mañana para volver a limpiar los barrios ajenos al centro tres veces por semana, y no una vez por semana como ahora. Las tardes no se harían y las noches se resolverían con baldeo. Y que los fines de semana haya una guardia del 25 al 35% de la plantilla para limpiar en hospitales, mercados de abastos, centros comerciales y zonas de movida.

Según los cálculos que maneja el comité, con ese sistema la empresa se ahorraría un millón de euros al año.

El actual sistema actual de organización de Lipasam consiste en destinar a limpieza viaria en los barrios un 70 % de la plantilla, que trabajen de lunes a domingo y rotando para los descansos semanales.

Respuesta del gobierno local 

A la pregunta de por qué no se vuelve a la organización anterior, el gobierno local de Espadas responde que esa propuesta que dice la plantilla se ha probado, pero no hay garantías de que sea mejor que el sistema actual y que “se está trabajando para cambiar” la reorganización.

“Durante los últimos años se han hecho pruebas en parques concretos probando entre otros el modelo anterior que dice el comité y los resultados de esas pruebas no permiten aún garantizar que una vuelta al sistema antiguo mejore los resultados”, aseguró ayer a este periódico la dirección de Lipasam, bajo la batuta de Virginia Pividal.

El número de trabajadores que destina Lipasam a limpieza viaria se eleva, según el comité, a 800 personas del total de 1.280 empleados fijos de la empresa. Eso supone que limpiarían los 800 en los barrios si se aplica el sistema anterior y que ahora se destinan a los barrios menos de 600 empleados.

En la media del año a los 1.280 indefindos hay que sumar contrataciones puntuales para cubrir los eventos, desde las Navidades a la Semana Santa y otras celebraciones. El comité las cifra en 440 y el gobierno en 500. Es decir, que los trabajadores de Lipasam rondan los 1700 entre fijos y puntuales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios