Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Postales de la pandemia en Sevilla

El Guadalquivir a su paso Coria, esperando que acabe la crisis del coronavirus

  • Fuera e inertes están las barcas de los pescadores, ajenas a este episodio, que son retratos del sosiego en el inesperado escenario de esta pandemia

El Guadalquivir a su paso por Coria El Guadalquivir a su paso por Coria

El Guadalquivir a su paso por Coria / Antonio Pizarro

La vida por dentro. En el interior del hogar, de las habitaciones de hospital, de los cuarteles, de una botica y de los mercados. Es lo que nos ha traído a todos y cada uno de nosotros esta inesperada pandemia. 

Apenas hay vida en las calles. Parece como si este azote hubiera también arramplado con las ganas de callejear de toda la fauna urbana. Apenas se ven perros o gatos en las zonas residenciales porque ya no quedan espontáneos que les alimenten. También están dentro.

Fuera e inertes están las barcas de pescadores ajenas a este episodio que sin saberlo nos traen el sosiego a través de estas imágenes tomadas por Antonio Pizarro en este tramo del Guadalquivir a su paso por Coria, un territorio privilegiado para las aves gracias a su presencia. 

En estos días, la vida va por dentro también del agua,por debajo de ella. El albur y la lisa, la carpa y el barbo, habitantes del río tan de los corianos como lo son las barcas de los pescadores, el paseo fluvial, la barcaza para atravesar el río o los barcos que pasan por Coria entrando o saliendo hacia el puerto de Sevilla.

Todo eso estará ahí, también, cuando salgamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios