Urbanismo

Una promoción junto a Molviedro recibe una multa de 122.000 euros

  • La promotora cerró las terrazas originales del inmueble sin licencia

Fachada principal del edificio reformado para su venta en pisos con garaje y piscina. Fachada principal del edificio reformado para su venta en pisos con garaje y piscina.

Fachada principal del edificio reformado para su venta en pisos con garaje y piscina. / Víctor Rodríguez

La Gerencia de Urbanismo ha sancionado con 122.427 euros al promotor de una promoción de viviendas junto a la Plaza de Molviedro por la ejecución de obras sin licencia y no legalizables. El promotor cuenta con un plazo de 15 días para alegar y presentar los documentos y justificaciones que estime conveniente.

La multa impuesta por el servicio de licencias e inspección urbanística quedó reducida a la mitad después de que los responsables repusieron a su estado original el edificio enclavado en el número 10 de la calle Adolfo Cuéllar. En una de las visitas que realizaron los técnicos a las obras detectaron modificaciones en la fachada con ampliaciones al ocupar y cerrar las terrazas originales del inmueble. Estas ampliaciones en las plantas primera, segunda y tercera fueron de 11,2 metros cuadrados en cada una de ellas. También comprobaron que el apartamento de la planta ático fue demolido totalmente (74 metros cuadrados). En su lugar y ampliando parte del resto de esta última planta, se levantó una nueva construcción con una superficie total de 230 metros cuadrados.

La Gerencia ordenó hace año y medio la inmediata paralización de las obras. La detención de los trabajos se produjo tres meses después de que Urbanismo concediera licencia de obras de reforma parcial a la promotora que llevaba a cabo la restauración del inmueble para su venta en apartamentos y un año después de que la comisión ejecutiva impusiera a la constructora una multa de más de 60.000 euros.

La sanción de los inspectores del organismo autónomo municipal se basó en el presupuesto estimado de los trabajos (más de 600.000 euros) y en haber comprobado que se ejecutaban sin la licencia suficiente para llevar a cabo una rehabilitación de bastante complejidad. Se trata de un edificio sito en una privilegiada ubicación junto a la Plaza de Molviedro, en pleno conjunto histórico declarado de la ciudad. El inmueble de antiguos apartamentos fue reformado para su venta en pisos con garaje y piscina. El inmueble consta de planta semisótano, cuatro plantas y ático.

La Gerencia considera que la reforma realizada en el edificio no es legalizable

Los técnicos de Urbanismo decretaron la orden de paralización de los trabajos a finales de enero del 2016, pero comprobaron que la obra continuaba en marcha tres meses después. En una de las inspecciones se detectaron “modificaciones en fachada con ampliaciones al ocupar y cerrar las terrazas originales del edificio según se pueden apreciar en los reportajes fotográficos realizados durante la realización de las obras”. Estas obras “exceden” de las autorizadas en los referidos expedientes de declaraciones responsables sin técnico y no cuentan con licencia urbanística que las ampare.

Urbanismo hizo constar en la memoria que la promotora presentó las denominadas declaraciones responsables sin técnicos, una suerte de licencia menor, con diversos números de expedientes que coinciden con los apartamentos que se rehabilitan para uso residencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios