Sevilla

El proyecto para reformar La Cartuja busca convertirlo en un referente para el fútbol

  • Imbroda admite que una opción que se valora es eliminar la pista de atletismo y estudiar costes y plazos necesarios

Vista desde las gradas del Estadio de la Cartuja. Vista desde las gradas del Estadio de la Cartuja.

Vista desde las gradas del Estadio de la Cartuja. / Antonio Pizarro

¿Cuál es el futuro del Estadio de la Cartuja? El anuncio de que el gran coliseo sevillano acogerá cuatro finales de la Copa del Rey consecutivas despeja el camino de incertidumbre en el que llevaba 20 meses sumida esta instalación y garantiza unos usos deportivos que permitirán a la sociedad gestora del recinto invertir para mejorarlo. Pero ¿cuáles son los planes?

La elección de La Cartuja ha suscitado ya algunas críticas en otras ciudades, convencidas de que no es el mejor estadio para el fútbol, dada la distancia que separa a las gradas del terreno de juego, pues el recinto fue concebido para el Mundial de Atletismo de 1999 y hay una pista que supone una barrera y que, según ha confirmado a Cope el propio consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, podría eliminarse.

¿Cuándo? Simplemente se trata de una opción que se está baranjando desde la Junta de Andalucía, socio mayoritario en el consejo de administración del Estadio de la la Cartuja. Este proyecto supone una inversión y unos plazos elevados que se están analizando y que es improbable que llegasen a tiempo para la segunda de las finales de la Copa del Rey previstas, 2021.

Aun así, Imbroda ha asegurado que la intención es reflotar este coliseo y convertirlo en un buque insignia del deporte andaluz. La alternativa para poder hacer de él un referente para el fútbol nacional e internacional implicaría la eliminación de las pistas y el cierre del estadio, algo que ya se dejó previsto cuando se diseñó.

Los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz, autores del proyecto, no tienen dudas de que La Cartuja, modificada para el fútbol, sería un gran estadio. Así lo manifestaron en una entrevista a este periódico concedida con motivo de la inauguración del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del Atlético de Madrid que abrió sus puertas en 2017. "Se puede adaptar perfectamente, entre otras cosas porque La Cartuja se hizo con ese pensamiento en la organización del hueco. Está pensado para ello, hasta el punto de que hay cuestiones técnicas ya resueltas desde hace tantos años. Por ejemplo, al bajar los espectadores en La Cartuja entraríamos en la capa freática del río, el campo de fútbol estaría por debajo del nivel del agua del río, pero eso está resuelto desde su construcción con un muro de hormigón que llega hasta las margas y está perfectamente pensado. Sería una obra económica. ¿Que nos podríamos ir a una capacidad muy grande? Pues sí, pero también habría que buscar maneras de reducir por arriba. Eliminar parte de las zonas superiores, habría que verlo", apuntó hace dos años el arquiteco Antonio Cruz.

¿Es rentable esta operación?

Es difícil de concebir que Sevilla tenga una instalación de primer nivel preparada para el fútbol si ninguno de los dos clubes de la ciudad apuesten por trasladarse a este Estadio de la Cartuja. Pero, hasta la fecha, esta intención no se ha puesto de manifiesto, todo lo contrario. Tanto el Betis como el Sevilla han acometido o están acometiendo mejoras y grandes inversiones en sus respectivos estadios.

La negativa de los clubes a usar La Cartuja es un hándicap que esta instalación arrastra desde sus inicios. Pero el debate nunca ha llegado a cerrarse. Hace un año el tema resucitó a raíz de un proyecto presentado por un estudio de diseño gráfico que adecuaba el antiguo Estadio Olímpico para el Sevilla FC, siguiendo el modelo del Wanda Metropolitano. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios