Tráfico

En Sevilla se pierden 52 puntos al día por usar el móvil al volante

  • El primer semestre de 2019 se salda con 3.122 sevillanos sancionados por cometer esta infracción

  • Se mantiene paralizada la reforma para aumentar las multas por esta conducta

Una conductora hace uso del teléfono móvil cuando va al volante. Una conductora hace uso del teléfono móvil cuando va al volante.

Una conductora hace uso del teléfono móvil cuando va al volante. / D. S.

Comentarios 1

Más de medio centenar de puntos al día. Son los que se pierden en Sevilla por usar el teléfono móvil cuando se va conduciendo. Se trata de uno de los principales datos que aporta la Dirección General de Tráfico (DGT) en su informe sobre el primer semestre de 2019. Esta infracción, no obstante, tiende a la baja tras las diversas campañas puestas en marcha. Dentro de esta política de concienciación contra esta conducta -que se había vuelto demasiado habitual- estaba previsto el endurecimiento de las sanciones por este tipo de comportamiento que pone en riesgo la vida del conductor, de los ocupantes del vehículo y de otros usuarios de la calzada. 

El uso del móvil al volante constituye la segunda infracción más importante en la provincia de Sevilla. Por detrás sólo de los excesos de velocidad. Entre enero y junio de este año la Guardia Civil de Tráfico multó a 3.122 conductores por tal motivo en las carreteras sevillanas, lo que supuso 3.169 sanciones que equivalieron a la pérdida de 9.507 puntos. Esta cantidad supone al día 52 puntos menos. 

Pese a la importancia de estas cifras, las multas por el uso del móvil al volante han disminuido durante el primer semestre de 2019. Así, en el mismo periodo del ejercicio anterior las sanciones se elevaron a 3.970, tras cometerlas 3.924 conductores. Es decir, casi 800 infracciones más que ahora, lo cual constituye un claro síntoma de la toma de conciencia sobre el peligro que supone este tipo de conducta. 

Un cartel electrónico advierte del riesgo que supone usar el móvil mientras se conduce. Un cartel electrónico advierte del riesgo que supone usar el móvil mientras se conduce.

Un cartel electrónico advierte del riesgo que supone usar el móvil mientras se conduce. / D. S.

En el balance anual, las sanciones por usar el móvil cuando se conduce han superado con frecuencia las 7.000. El dato más elevado desde 2014 se registró el año pasado, que cerró con 7.833 multas por este motivo, lo que llevó a perder al año 23.499 puntos, o lo que es lo mismo, 64 puntos menos al día. En el primer semestre esta media alcanzó pérdidas de 65 puntos al día, dato más elevado que el registrado en los primeros seis meses de 2019.

Como se mencionó antes, el teléfono móvil se ha convertido en uno de los principales enemigos de la conducción. Su uso, ya sea para hablar o usar algunas de las múltiples aplicaciones que contienen los de última generación, provoca a menudo bastantes distracciones cuando se está al volante, muchas de las cuales acaban en aparatosos y trágicos accidentes.

El incremento de esta infracción los últimos años llevó a las autoridades a plantear una ley que elevara las sanciones a quienes mantenían esta conducta tan temeraria. Con tal fin, comenzó a elaborarse un proyecto que se vio paralizado con la convocatoria de elecciones generales el pasado 28 de abril y que continúa sin desarrollarse a la espera de que se forme un nuevo Gobierno.

Un conductor habla por el móvil. Un conductor habla por el móvil.

Un conductor habla por el móvil. / D. S.

En concreto, la propuesta establecía la retirada de seis puntos por la utilización del teléfono móvil mientras se conduce (actualmente sólo se pierden tres). De llevarse a cabo dicha modificación, esta infracción se equipararía a las sanciones máximas previstas, como las que se aplican cuando se va al volante bajo los efectos de las drogas, se supera la tasa máxima de alcohol permitida, se circula de forma temeraria o se participa en carreras o competiciones no autorizadas.

Tal reforma se encuentra paralizada a la espera de que se forme un nuevo Gobierno. Al igual ocurre con el real decreto de medidas urbanas de tráfico, que estaba previsto aprobarse este verano y que contemplaba la reducción de la velocidad en las ciudades a 30 kilómetros por hora para vías de un único carril por sentido de circulación. Este límite bajaba a los 20 kilómetros en vías de plataforma única. Con tal modificación, se controlaba también a los vehículos de movilidad personal (VMP), como los patinetes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios