Sevilla

Un remanso de bienestar sin salir de la ciudad

  • Los spas y los balnearios urbanos se convierten en una alternativa para refrescar cuerpo y mente sin tener que desplazarse muy lejos y contribuyen a elevar la autoestima

El verano invita a dedicarse más tiempo a uno mismo. En Sevilla es cada vez más amplia la oferta de spas y balnearios que pueden considerarse como opciones para mejorar nuestro estado corporal, darle esquinazo al estrés y, por qué no, contrarrestar el calor.

La lista incluye desde centros exclusivos en hidroterapia y masajes hasta hoteles y gimnasios, que, sin necesidad de estar alojados o de ser socios, ofrecen a cualquier persona interesada algún tratamiento para su bienestar. Incluso alivian desórdenes del sueño.

El menú de baños y terapias contiene las más variadas formas de tratamientos que se pudiera imaginar, hechos a base de chocolate, vinos, flores, minerales, aloe vera, frutas cítricas o algas.

"Acudir a un spa es ir a un lugar que te hace sentir libre y olvidar las preocupaciones", dice Rocío Carmona, que recientemente se ha incorporado a este sector.

Uno de los balnearios es Termavita (Amador de los Ríos 10), y entre sus actividades destaca un aqua gym y la matronatación (método para iniciar a los bebés en la actividad acuática), supervisados por un fisioterapeuta. Su propuesta incluye piscinas hidrotermales, tumbonas térmicas y duchas de esencias que con sus chorros a presión y agua en diferentes temperaturas hidratan la piel y reducen las tensiones. En Termavita el circuito hidrotermal cuesta 24 euros; hay bonos de cuatro y ocho sesiones por 80 y 154 euros, respectivamente.

El centro de Sevilla acoge el balneario Sanatokas (calle Padre Tarín 8). Aquí se pueden encontrar tres tipos de duchas, masajes terapéuticos y relajantes, baños a vapor, sauna finlandesa y diversos métodos para reafirmar la belleza.

En Los Remedios está Agua y Salud (calle Virgen del Robledo), abierto desde hace siete años. Tienen también baños y tratamientos a base de yogur y barro.

En Mairena del Aljarafe, está el spa El Bosque (en el centro comercial Metromar). José Jurado, director del centro, informa de que tienen ofertas de paquetes de circuito hirdrotermal más una terapia de masaje. El precio varía dependiendo del tipo de masaje que el cliente escoja, pero el circuito hidrotermal cuesta 30 euros.

Los hoteles también tienen spas que en su mayoría están regenteados por una administración independiente. Es el caso de Hidrópolis, en el hotel Meliá Sevilla, en la calle Doctor Pedro de Castro 1, que abrió sus puertas hace menos de dos meses. El director de Hidrópolis, Juan Manuel Díaz, explica que cada vez es mayor el auge de estos establecimientos, en parte porque mucha gente se suma a la costumbre del culto al cuerpo y se preocupa por encontrar tranquilidad. "Las personas están buscando más adoptar un concepto de vida enfocado a la salud y la relajación", dice. Hidrópolis cuenta con una piscina hidrotermal, dos jacuzzis, una pileta de agua fría y pediluvio.

Una característica común en estos lugares es el ambiente acogedor. La música suave, las luces tenues y la aromaterapia aseguran que el cliente se sentirá a gusto.

Según el director de Hidrópolis, en el verano los servicios más demandados son los masajes, ya sea por estrés o porque la persona tenga algún problema de salud. Apunta que para esta época del año la mayoría de los clientes son gentes que trabajan en oficinas o cuyos oficios suponen largas jornadas.

El hotel Bécquer, con acceso por la calle Marqués de Paradas 57, se sumó a esta tendencia hace cuatro años. Su spa se distingue por el empleo de sofisticadas tecnologías para masajes y baños a vapor.

En el hotel EME Fusion (calle Alemanes), con previa reserva, es posible complementar el spa con una envoltura de alga, fango o cacao, entre otros tratamientos .

En la Hacienda La Boticaria (carretera Alcalá-Utrera), se puede elegir desde una sesión de media hora a un programa de tratamientos durante dos días. Este complejo tiene planes que incluye en sus experiencias piel bonita, antiestrés y adelgazante-anticelulítico, un día completo con desayuno, almuerzo, cena, gimnasia y paseo por las instalaciones. Se puede reservar cualquier día de la semana.

El spa del Club Antares (Genaro Parladé 7) abre de lunes a sábado. Por una hora es posible disfrutar los beneficios del circuito termal a un precio de 24 euros para los no socios y 10 euros para los socios. Completa este servicio con tratamientos antiedad y de estética.

La opción estética del baño árabe toma forma en Aire de Sevilla, ubicado en la calle Aire del barrio de Santa Cruz. Con una estancia mínima de dos horas se hacen tratamientos de estética, masajes relajantes o terapéuticos, o la combinación de ellos. Los precios varían entre 31euros (baño más aromaterapia y masaje relajante de 15 minutos) hasta 180 euros (tratamiento Al Andalus). Su directora comercial, Paloma Cabello, explica que el 60 por ciento de su público es local y el resto extranjeros. "Gracias a nuestra política de fidelización mantenemos clientes desde que abrimos en el 2004, cosa que nos enorgullece", dice. Asimismo, ahora es posible combinar la rutina de ejercicios con un singular baño. Entre los gimnasios que se unen a la apuesta, destaca Sato Sport, abierto de 7:00 a 23:00. Además del balneario spa, el visitante puede practicar diferentes disciplinas deportivas aunque no esté inscrito, con sólo pagar doce euros. Su oferta incluye piscina, jacuzzi, baños de vapor y sauna. También el gimnasio Cartuja Sport, en la calle Enríquez de Ribera 3 (isla de la Cartuja), ofrece ese tipo de facilidades por 16 euros al día a los no socios, con la autorización para usar todas las instalaciones del recinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios