Sevilla

El restaurante Oriza entra en concurso de acreedores voluntario

  • La sociedad trata de ganar tiempo y “frenar la sangría” económica a la espera de solución

Imagen de la terraza del restaurante Oriza, antes del inicio de la pandemia

Imagen de la terraza del restaurante Oriza, antes del inicio de la pandemia / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Una medida para ganar tiempo y tratar de “frenar la sangría económica”. La sociedad Bar Restaurante España. S.L., que gestiona al restaurante Oriza de la calle San Fernando, ha entrado en concurso de acreedores voluntario por recomendación de sus abogados. Así lo confirma la publicación del BOE con fecha del pasado 26 de agosto y lo explican fuentes autorizadas de la empresa. Nadie, por el momento, quiere ni anunciar el cierre ni barajar una posible fecha de reapertura.

Los actuales gestores llevan diez años al frente de la sociedad, aseguran que hicieron una “fortísima inversión” en el negocio y que ahora no se pueden marchar “sin nada”. El mismo responsable consultado hace hincapié en los terribles efectos que la pandemia está provocando en la hostelería: “No hay turistas, no hay clientes. No podemos decir que vayamos a cerrar ni a abrir, sería equivocar al público. Vamos a esperar porque aquí se invirtió una fortuna, una verdadera fortuna. Ahora todo es incertidumbre”.

Uno de los salones del restaurante Oriza Uno de los salones del restaurante Oriza

Uno de los salones del restaurante Oriza / M. G. (Sevilla)

Oriza ha sido hasta el pasado marzo uno de los indiscutibles estandartes de la alta hostelería de la ciudad, con una ubicación privilegiada junto a los Reales Alcázares y el Rectorado de la Universidad de Sevilla. Sus salones han sido siempre de un gusto refinado, así como la carta.

Entre las firmas tradicionales de restaurantes del centro de la ciudad que funcionan ahora mismo figuran, entre otros, el Robles de la calle Álvarez, el Baco del número 2 de Cuna, el Eslava y La Alicantina. La Isla y Becerra optaron por el cierre. El Cañabota de la calle Orfila ha reabierto, pero sólo el establecimiento basado en la barra. Y ayer reabrió la Abacería de San Lorenzo que regenta Ramón López de Tejada.