Urbanismo

La reurbanización de la Cruz Roja comenzará antes de final de año

Obras en 2009 para construir el carril bici en la Cruz Roja. Obras en 2009 para construir el carril bici en la Cruz Roja.

Obras en 2009 para construir el carril bici en la Cruz Roja. / Belén Vargas

La reurbanización de la Cruz Roja comenzará antes de que termine el año con los últimos cambios añadidos a un proyecto que comenzó con un proceso de participación. La avenida contará con plataforma única, tendrá una limitación de la velocidad de 30 kilómetros por hora y el carril bici será desdoblado en dos carriles independientes.

El equipo de Juan Espadas ha concluido los trabajos técnicos sobre el proyecto de reurbanización de la avenida que han tomado como punto de partida la consulta ciudadana y en los que han participado la Gerencia de Urbanismo, Parques y Jardines, Lipasam, Tussam, Movilidad, Emasesa y el distrito Casco Antiguo. El resultado se comenzó a exponer desde la pasada semana a comerciantes y residentes.

La velocidad estará limitada en 30 kilómetros por hora La velocidad estará limitada en 30 kilómetros por hora

La velocidad estará limitada en 30 kilómetros por hora / Dpto. de Infografía

La reurbanización de la Cruz Roja consiste en convertirla en una calle con plataforma única declarada vía con limitación de velocidad a 30 kilómetros hora. Las aceras se ampliarán y contarán con zonas verdes y arbolado, y estará garantizada la circulación en transporte público y los vehículos privados, la carga y descarga y las bicicletas. El diseño prioriza la accesibilidad, las zonas de sombra, la mejora de la iluminación, el drenaje sostenible y la adecuación de los espacios públicos. Para ello, además de la avenida se ampliará la intervención hasta las calles Doctor Jiménez Díaz y Manuel Villalobos, generando una amplia plaza pública frente al CEIP Arias Montano.

Tras realizar un estudio sobre las redes de abastecimiento y saneamiento, el arbolado, el diseño urbanístico de la calle y las necesidades de movilidad, los técnicos han concluido que la mejor opción para la transformación de la vía de acuerdo con el resultado de la consulta ciudadana es su adecuación como una calle con plataforma única pero declarada como zona con limitación de velocidad a 30 kilómetros hora de forma que en el sentido de la circulación (dirección Ronda Histórica) la calzada será compatible para su uso por el vehículo privado, el transporte público y las bicicletas. En sentido contrario (dirección colegio Arias Montano) se habilitará un carril bici en el acerado contrario al que se encuentra en estos momentos de forma que se garantiza un mejor acceso y salida desde el transporte público en las paradas existentes.

El proyecto contempla ampliar las zonas de sombra y una partida de 3,7 millones

Con este diseño se cumple el objetivo del mantenimiento del arbolado e incluso su ampliación en algunas zonas, la implantación de nuevas zonas verdes ajardinadas con un modelo similar a la Avenida del Greco e itinerarios peatonales en el acerado más amplios y accesibles. Además, se ampliará el ámbito de actuación a la zona de las calles Doctor Jiménez Díaz y Manuel Villalobos permitiendo una intervención que genere una gran plaza pública con elementos de agua y amplios espacios de convivencia frente al CEIP Arias Montano.

A través del programa Life Watercool se destinarán dos millones de euros a financiar esta actuación integral, que tendrá una inversión total de 3,7 millones (55% de aportación europea). Además del Ayuntamiento, participarán en el programa Emasesa, la Universidad de Sevilla y dos empresas privadas que aportarán el resto de la financiación necesaria para la ejecución de la inversión.

Emasesa propuso tres proyectos en la consulta ciudadana. También existía la opción de mantener la misma configuración actual de la avenida. La primera de las alternativas era la peatonalización de la Cruz Roja. El tráfico quedaba por completo restringido. Se implantaba una plataforma única con amplios espacios para los peatones y zonas vedes. En la avenida el carril bici se trasladaba al acerado contrario. La segunda opción mantenía el carril bici, pero dividido entre las dos aceras, la circulación de vehículos y ampliaba las aceras. La tercera opción suponía una reordenación de la movilidad y un mayor acceso para peatones. En este caso era el traslado del carril bici de la Cruz Roja para realizar una conexión con la Avenida de Miraflores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios