CONTENIDO PATROCINADO

La robótica que no hará sus deberes, pero les enseñará

La robótica que no hará sus deberes, pero les enseñará

La robótica que no hará sus deberes, pero les enseñará

Existen innumerables aplicaciones para la robótica en disciplinas como la ingeniería, la exploración espacial y la medicina. Sin embargo, una de las más subestimadas y con mayor potencial es la formación en robótica en el aula, una aplicación pedagógica cuyo principal objetivo es asistir a la enseñanza.

El estado actual de la robótica

El avance tecnológico se acelera de manera exponencial cada año; las capacidades informáticas necesarias para producir piezas de ingeniería y software inteligente se encuentra en un nivel nunca antes visto. En lo que respecta a la robótica, se avanza en todos los frentes del conocimiento con resultados asombrosos; hay robots en el espacio, en el fondo del mar e incluso en el cuerpo humano.

En el caso de la actividad social y económica, la robótica se ocupa también de muchas actividades debido a su versatilidad y capacidad de abaratar costos y mejorar el rendimiento —esto se prueba en la mayoría de los laboratorios y fábricas de todo el mundo—. En el ámbito educativo, por su parte, la robótica dispone de los recursos didácticos y pedagógicos necesarios para mejorar el desempeño en la mayoría de las áreas del conocimiento; matemática, programación, tecnología y ciencias naturales, entre tantas otras.

La robótica y la escuela

La robótica educativa y pedagógica surge como un esfuerzo colectivo entre distintos desarrolladores en el campo de la educación y la enseñanza alrededor del mundo. Al tratarse de un campo que integra a tantas disciplinas distintas, estos vieron como el desarrollo de una robótica en función de los requerimientos escolares podía llegar a solucionar una multitud de problemas diversos y, en general, mejorar el rendimiento académico.

Por un lado, deben establecerse dichos problemas desde el punto de vista de la ingeniería; esto quiere decir, traducirlos en conceptos informáticos y diseñar las piezas, como también su construcción y diagnóstico.

En segundo lugar, incorporar a este proceso la perspectiva puramente didáctica; esto es, los preceptos necesarios para constatar que se cumplan los objetivos educativos de manera efectiva, atendiendo a los estudios y corrientes pedagógicas actuales.

Teniendo ambas pautas en mente, se pueden mencionar las siguientes áreas de trabajo en las que la robótica y la pedagogía trabajan en conjunto:

  • La asistencia a la enseñanza primaria y secundaria en actividades de todo tipo
  • La asistencia a la formación profesional de adultos
  • Aplicada a la mejora de la experiencia de personas de capacidades disminuidas
  • Como herramienta en laboratorios y centros de investigación
  • Reflexión sobre la propia actividad y la reingeniería aplicada

La robótica aplicada a la enseñanza en los niveles primarios y secundarios ha producido resultados significativos, especialmente en ámbito de las matemáticas, las ciencias y la programación; la capacidad de producir piezas robóticas en el aula comprende una muy variada multitud de disciplinas, lo que requiere de personal docente capacitado, capaz de integrar la experiencia desde un punto de vista teórico-práctico.

La formación en robótica en el aula es una disciplina que aún se encuentra en formación y que, según los especialistas y desarrolladores, se encuentra en su grado de mayor avance y reconocimiento. Irónicamente, lo que reclaman es la falta de personal docente capacitado en el tema.