Contenido patrocinado

Cómo saber la potencia eléctrica que necesita nuestra vivienda

Cómo saber la potencia eléctrica que necesita nuestra vivienda Cómo saber la potencia eléctrica que necesita nuestra vivienda

Cómo saber la potencia eléctrica que necesita nuestra vivienda

La potencia eléctrica contratada es uno de los conceptos que aparecen en la factura de la luz y corresponde a la cantidad de kilovatios que podemos pedirle simultáneamente a la red eléctrica de la casa. Quiere esto decir que si nos pasamos de potencia eléctrica es un gasto innecesario, pero si nos quedamos cortos significa no poder llegar a disfrutar completamente de los servicios de electricidad en el hogar.

No en vano, cuanto más potencia eléctrica tengamos contratada, más aparatos eléctricos podremos encender al mismo tiempo. Pero claro, el disponer de más potencia también va a suponer pagar más cada mes. No obstante, hay diferentes tipos de potencias eléctricas para poder adaptarla a las necesidades de cada uno, como sucede especialmente en la nueva comercializadora eléctrica Podo.

Ya que hablamos de los aparatos eléctricos que tenemos en casa, el número de estos será precisamente un indicativo interesante para saber cuál es la potencia eléctrica que debemos contratar. Sin embargo, hay muchos otros factores que determinan el tipo de potencia a contratar, fundamental para pagar en consonancia con lo que consumamos.

Algunos de estos factores pueden ser el número de personas que vivan en la vivienda, si la instalación eléctrica se utiliza junto a otro sistema de calefacción, cuál es el equipamiento eléctrico de la casa o las necesidades de consumo generales. Con todo esto, se estima que la potencia mínima que se puede contratar está en torno a los 3,45 kilovatios por hora.

Cómo calcular la potencia eléctrica contratada

Pero, ¿cómo podemos calcular la potencia eléctrica de una casa? Por lo general, hay una serie de formas recomendadas de hacerlo que pueden venir muy bien:

  • Solicitar a un profesional electricista un estudio de la instalación y del consumo energético para calcular la potencia eléctrica recomendada para la vivienda.
  • Utilizar una calculadora de potencia eléctrica online, para lo cual el usuario deberá cumplimentar una serie de datos referentes al suministro de la vivienda
  • Calcular manualmente la potencia necesaria sumando los kilovatios necesarios para que funcione cada electrodoméstico de los que se utilizan en la vivienda

El cálculo de la potencia eléctrica nos va a permitir conocer la potencia exacta que necesita nuestra vivienda. Probablemente, estará por debajo de los 10 kilovatios por hora, a excepción de las viviendas unifamiliares muy grandes o los negocios que tendrán un índice superior.

Electricidad monofásica y trifásica

Una vez calculada la potencia eléctrica que se necesita en la vivienda, hay que pasar a conocer el concepto de potencia normalizada y que tiene que ver con el tipo de instalación eléctrica que tengamos en la casa:

  • Instalación monofásica: si se trata de este tipo de instalación, la potencia eléctrica se distribuye en un único circuito, por lo que estará disponible por igual para ser utilizada en la casa
  • Instalación trifásica: en este caso, en cambio, la potencia eléctrica se divide en tres circuitos diferenciados en tres zonas distintas, por lo que la potencia contratada limita su acceso en función del circuito al que pertenezca cada aparato eléctrico

La mayoría de viviendas suele disponer de una instalación monofásica, con una única fase y una sola corriente alterna. Un tipo de instalación que admite entre 220 y 330 voltios.

Las instalaciones trifásicas, por su parte, poseen tres fases y tres corrientes alternas diferentes. El mínimo de tensión que se puede contratar con esta instalación es de 1.039 kilovatios, por lo que nos estamos refiriendo a edificios de oficinas, grandes espacios o lugares con un consumo muy alto.

Qué potencia eléctrica debemos contratar

Visto todo lo anterior, queda preguntarnos cuál es la potencia eléctrica que debemos contratar en nuestra vivienda.

Pues, lógicamente, todo estará en función de los factores anteriormente mencionados: números de aparatos eléctricos, personas que vivan en la vivienda, consumo necesario, etc. Si tenemos en cuenta que lo más probable es que dispongamos de una instalación monofásica, lo normal es contar con una potencia contratada que se encuentre entre los 4,6 y los 6,9 kilovatios por hora.

De todas maneras, todo dependerá de las características de cada vivienda. La compañía eléctrica Podo dispone de una calculadora de electricidad que en apenas dos minutos puede mostrarnos una oferta personalizada en base a nuestro histórico de consumo de los últimos 12 meses y así verificar cuál es la potencia más recomendada para nuestro caso.

Podo calcula las facturas de sus clientes mensualmente sobre el consumo real, sin estimaciones, ya que lo que se hace únicamente es sumar el consumo diario durante un mes. Este aspecto que nos ofrece esta compañía puede resultar más que interesante, sobre todo si tenemos en cuenta que en España las viviendas generalmente tienen una potencia mayor de la que necesitan.

En definitiva, calcular la potencia eléctrica que necesitamos con Podo puede hacer que ahorremos de manera considerable en nuestras facturas desde el primer mes.