Gastronomía

La cerveza más fría de San Esteban

  • Fernando Cabello y Curro del Río regentan Llanete, un establecimiento en la calle San Esteban donde las tapas se despachan acompañadas de cerveza muy fría

Curro del Río (izquierda) y Fernando Cabello (derecha) son los responsables de Llanete. Curro del Río (izquierda) y Fernando Cabello (derecha) son los responsables de Llanete.

Curro del Río (izquierda) y Fernando Cabello (derecha) son los responsables de Llanete. / José Ángel García

Comentarios 1

La expresiones y frases de las madres siempre pasan a la historia. A veces se convierten en el Evangelio del saber popular, otras en la coletilla estrella de cada conversación y, en ocasiones, sirven para poner nombre a proyectos. Como ocurre con Llanete, el nuevo bar de la calle San Esteban. Regentado por Fernando Cabello y Curro del Río, este bar debe su nombre a las madres de Puente Genil (localidad cordobesa en la que se encuentra el primer Llanete), que mandaban a sus hijos a jugar al llanete en una calle con una enorme cuesta. La única zona lisa de toda la calle se convirtió en la zona de juegos de muchos y, años después, en el enclave donde Cabello abrió el primer Llanete junto a sus hermanas. Pasado un tiempo, el joven se instala en la capital con Curro del Río, un amigo al que considera su hermano.

Fachada de Llanete. Fachada de Llanete.

Fachada de Llanete. / José Ángel García

El nuevo Llanete no sabe lo que es una cuesta, pero sí lo que es el continuo paso de la gente. Estrategicamente ubicado en una zona céntrica, este bar se presenta como un espacio agradable y acogedor donde reunirse con los amigos a beberse una cerveza y tomar tapitas. Con una barra en el centro, sobre la que se observan algunos de los quesos que el cliente puede degustar, Llanete dispone en su interior de mostradores laterales con taburetes altos.

Chacina y queso acompañados de regañá. Chacina y queso acompañados de regañá.

Chacina y queso acompañados de regañá. / José Ángel García

Además de veladores en la parte de fuera en los que disfrutar de la climatología sevillana. "Queríamos enfocar el bar a concepto más de mediodía, que es algo que se estila mucho en la ciudad”, señala Cabello. Para ello, los jóvenes han querido apostar por la cerveza de calidad, muy fría y bien tirada. “Tenemos gran variedad productos pero nuestra prioridad es la cerveza. Hemos trabajado mucho y consultado a expertos para conseguir que nuestra cerveza sea el sello de Llanete”, señalan los jóvenes.

Tapa de salmorejo. Tapa de salmorejo.

Tapa de salmorejo. / José Ángel García

Pero no sólo cervezas hay en este bar, donde los vinos y el vermú también tienen su hueco. En Llanete sirven en tabla todo tipo de chacinas, entre las que destacan el salchichón con queso de cabra y la morcilla de lomo. También sobresalen la ensaladilla de pulpo; las conservas, de la tierra y de Portugal, y el montadito de lomo, a elegir el acompañamiento entre confitura de pimiento, aceite de trufa o confitura de cebolla. Y, como otro guiño a las madres, el salmorejo cordobés, elaborado con la receta de la madre de Fernando Cabello.

Tapa caliente. Tapa caliente.

Tapa caliente. / José Ángel García

Con un horario ininterrumpido desde las 12:00 hasta el cierre, en Llanete fusionan lo tradicional con lo novedoso, huyendo del gastrobar y sin recurrir a la típica tasca. Además de las cervezas y tapas, en Llanete sirven cafés y copas durante las sobremesas (diurnas y nocturnas) para que el disfrute de sus parroquianos sea completo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios