Sevilla

La superficie de regadío llegó "al límite" y ya no puede crecer más

  • El olivar ocupa la mitad de las 845.986 hectáreas y se ha sextuplicado desde 1989

En la memoria del proyecto del Plan Hidrológico del Guadalquivir se dice que la superficie total de regadío en la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir (845.986 hectáreas que consumen 3.324,26 hectómetros cúbicos/año) apenas puede crecer en los próximos cinco años porque ya se encuentra "al límite de su capacidad de regulación".

El consumo medio anual de los regadíos en la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir supone alrededor del 87 % del uso total actual del agua en la demarcación.

De aquí al horizonte del plan de 2015 se estima un crecimiento máximo de la superficie de regadío en 34.571 hectáreas hasta alcanzar las 880.557 hectáreas en total. Las medidas básicas propuestas de modernización de regadíos permitirían un ahorro de 259,51 hectómetros cúbicos/año (7,8%) para 2015.

Lo más destacable en la evolución de la distribución de cultivos es "el fuerte crecimiento del olivar de regadío, que pasa de 74.066 ha en 1989 a 467.588 ha en 2008". La memoria añade que el olivar "se constituye como el cultivo más importante en la cuenca del Guadalquivir, ya que ocupa el 46,8% de toda la superficie cultivable y el 55,3% de la superficie de riego". En definitiva, este cultivo se ha multiplicado por 6 en los últimos veinte años y ha crecido a un ritmo medio anual del 13% en el primer periodo, lo que supone unas 214.000 nuevas hectáreas de olivar entre 1989 y 1999, e incrementándose en otras 179.000 hectáreas entre 1999 y 2008 (tasa de crecimiento anual del 5%).

Según la memoria, "la evolución de la superficie cultivada en la Demarcación del Guadalquivir va a estar condicionada por el hecho de que la cuenca se encuentra al límite de su capacidad de regulación. A esto se une la elevada eficiencia de distribución y aplicación del agua de riego existente en general, y que se completará en los próximos años mediante modernizaciones, a nivel de toda la demarcación. Por estos motivos, la superficie en regadío tiene una capacidad de crecimiento muy restringido".

En el secano, no se espera que experimente un crecimiento importante, dada su evolución reciente, por lo que se considera constante en los escenarios futuros hasta 2027.

Atendiendo al origen del agua, el 74,77% del consumo total para regadío tiene origen superficial, respondiendo a las necesidades de 517.172 ha de cultivo. Del resto, el 24,73 % del consumo total tiene origen subterráneo y apenas el 0,49% tienen su origen en la reutilización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios