Patrimonio

La falta de taquilleros obliga a cerrar el Museo Arqueológico

  • Desde junio hay un puesto que no se cubre y otros dos empleados están de vacaciones

Turistas entrando al Museo Arqueológico, en la Plaza de América. Turistas entrando al Museo Arqueológico, en la Plaza de América.

Turistas entrando al Museo Arqueológico, en la Plaza de América. / María Plá

Comentarios 21

Nuevo cierre del Museo Arqueológico. Todo hace prever que los turistas y sevillanos que quieran visitar este recinto los próximos días tengan que posponer sus planes. La falta de taquilleros hará imposible que pueda abrirse el fin de semana, un déficit agravado desde el pasado mes de junio y que viene a sumarse a las carencias que los últimos años sufre este museo, el cual ya estuvo clausurado un mes la pasada primavera, a consecuencia de las incesantes lluvias que obligaron a cerrar el Parque de María Luisa.

Los trabajadores del Arqueológico han perdido ya la cuenta de las veces que este pabellón no ha podido abrirse. En varias ocasiones se ha debido a circunstancias ajenas a la administración responsable de su mantenimiento –la Consejería de Cultura– y otras por la falta de trabajadores. A esta última causa obedece el nuevo cierre al que se enfrenta en días venideros. Fuentes cercanas han explicado a Diario de Sevilla que el problema ha surgido en el departamento encargado de atender la taquilla donde se venden los tickets de entrada. Dicho servicio lo conforman tres trabajadores. De ellos, uno se encontraba con horas liberadas por responsabilidad sindical. Se encargaba de este servicio por las tardes. Desde junio está totalmente liberado, por lo que el turno vespertino lo ha afrontado el personal encargado de otros menesteres: ordenanzas, conserjes y auxiliares de administración.

El problema se ha agravado en agosto, cuando se han ido de vacaciones los otros dos empleados de la taquilla. De dicha vacante se ha hecho cargo el personal mencionado, una solución que tiene los días contados, puesto que en su mayoría trabajan de lunes a viernes. Sólo los auxiliares de administración acuden algunos fines de semana, algo que no sucederá el próximo sábado y domingo, cuando no haya nadie para vender los tickets. Varios empleados del Arqueológico alertan de que dicha carencia obligará al cierre del museo, puesto que los vigilantes ni pueden “ni están dispuestos” a desempeñar tal función. “O cierran o los visitantes entrarán gratis”, advierten.

Los trabajadores atribuyen la “precariedad” a la falta de organización de la Consejería de Cultura. “Las vacaciones se diseñaron en marzo, mucho antes de que el tercer empleado de taquilla quedara liberado. No se entiende que desde entonces no se haya cambiado el cuadrante vacacional y de trabajo ante las nuevas circunstancias. Hay una despreocupación total por parte de la Junta”, lamenta uno de los empleados.

De no solucionarse esta situación los próximos días, será la segunda vez, en menos de un mes, que el Arqueológico tenga que cerrar por falta de personal. Ya ocurrió a finales de julio, cuando se clausuraron algunas de sus salas ante la carencia de vigilantes. Una de las instalaciones afectadas fue la del tesoro del Carambolo. Este periódico intentó ponerse en contacto con la Consejería de Cultura para que aportara su versión. Al cierre de esta edición no obtuvo respuesta. Los trabajadores acusan al departamento que dirige Miguel Ángel Vázquez de intentar privatizar los servicios que prestan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios