Sevilla

Un grupo de taxistas acosan a otro en el aeropuerto de Sevilla

  • Varios conductores, entre los que está el presidente de la asociación del aeropuerto, hostigan a otro profesional con los clientes dentro

  • Antes de este incidente le habían pinchado cuatro veces las ruedas y el día de los MTV le golpearon el vehículo, causándole una crisis de ansiedad a su cliente

Acoso a un taxista en el aeropuerto de Sevilla

Vuelven los incidentes entre taxistas al aeropuerto de Sevilla, que tantas veces ha sido escenario de acosos, amenazas, agresiones y sabotajes entre miembros de la profesión. Después de un tiempo de relativa calma gracias a la presión policial y judicial, ni siquiera el hecho de que haya más de treinta taxistas del aeropuerto investigados en la macrocausa de la mafia del taxi o que se haya jubilado el histórico líder de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi, que ostenta de facto el monopolio sobre la parada de la terminal, ha servido para frenar a los más radicales del sector.

El incidente se puede ver en un vídeo que acompaña esta noticia, y que fue grabado y difundido ampliamente por los mismos taxistas que protagonizaron el altercado. Este periódico ha pixelado la matrícula y el número de licencia del coche que aparece en las imágenes para preservar la identidad del conductor. Los hechos ocurrieron sobre la una de la tarde de ayer en la terminal de llegadas del aeropuerto de San Pablo, donde el taxista que sufre el hostigamiento de sus compañeros había ido a recoger a unos clientes concertados previamente a través de una agencia de viajes.

Con los clientes subidos al coche, el conductor se encontró con que un grupo de profesionales del taxi de los que trabajan habitualmente en el aeropuerto de San Pablo le rodearon el vehículo y comenzaron a colocarle carteles en las ventanillas, al tiempo que les decían a gritos a los clientes el precio que el conductor debía cobrarles por el trayecto. En el vídeo aparecen varios taxistas (se puede identificar claramente al presidente de Solidaridad, Antonio Velarde) y algunos testigos han apuntado a este periódico que llegaron a reunirse entre diez y quince personas alrededor del coche.

Incluso uno de los presentes se coloca delante del vehículo para impedir que el mismo inicie la marcha, mientras grita "no me vayas a dar". El taxista tiene que soportar durante algo más de un minuto los insultos de los que le rodearon, que le llaman "ladrón", "perro" y "judas", entre otros calificativos. Todo ello con los clientes, unos turistas recién llegados a Sevilla que habían contratado el trayecto hasta un hotel del barrio de Santa Cruz, sentados en los asientos traseros del vehículo.

Los taxistas del aeropuerto difundieron este vídeo supuestamente para demostrar su peculiar manera de luchar contra los profesionales del gremio que presuntamente pagan comisiones ilegales a los hoteles para llevarles clientes. Esta práctica se produce con relativa frecuencia en el sector y suele ocurrir que algunos taxistas paguen comisiones (el precio suele ser de cinco euros) a determinados hoteles a cambio de que éstos les envíen clientes. Este dinero suele salir, obviamente, del bolsillo del turista, que termina pagando una carrera cinco euros más cara que el precio establecido en las tarifas oficiales. Es por ello que, en el vídeo, los taxistas le indican de manera muy vehemente a los turistas lo que deben pagar, 22,81 euros.

Fuentes del caso han negado que este profesional sea comisionista, ya que ni siquiera trabaja con hoteles, sino que lo hace con varias agencias de viajes. Lo que cobra, aseguran las mismas fuentes, es la tarifa estipulada por el trayecto más el recargo de la recogida, como marcan las ordenanzas. Lo percibe además de las agencias, de manera que el cliente no le abona la carrera directamente a él. Este periódico incluso ha podido revisar la facturación del taxista y ha verificado este extremo.

Las mismas fuentes aseguraron que el vídeo está cortado y no se reflejan las amenazas que recibe una vez que inicia la marcha. Lo ocurrido el miércoles es un paso más en la escalada de tensión que este profesional sufre cada vez que tiene que acudir a trabajar al aeropuerto de San Pablo para recoger clientes concertados previamente. Lleva cuatro años y medio en el sector y le han pinchado cuatro veces las cuatro ruedas, tres de ellas en la terminal aérea y una en las inmediaciones de su domicilio.

Además de ello, el 3 de noviembre, día en que se celebró la gala de los premios MTV en Sevilla, padeció un incidente similar al del miércoles. Le insultaron, le amenazaron e incluso llegaron a golpearle el coche, lo que provocó que la cliente que trasladaba sufriera una crisis de ansiedad y tuviera que parar en el trayecto para calmarla. Por la tarde, en otro servicio, hubo otros taxistas que le recriminaron que no estuviera en una concentración de protesta celebrada en la puerta de la Consejería de Fomento el 31 de octubre.

El taxista está estudiando emprender acciones legales por el episodio del miércoles. Antes, denunció los pinchazos de neumáticos y el incidente ocurrido el día de los premios MTV, en el que llegó a identificar a uno de los presuntos autores. Estos hechos están ya en conocimiento de la Policía Nacional, cuya Brigada de Información, así como la comisaría de Sevilla Este, suelen investigar los incidentes relacionados con el taxi.

Además de todos estos sucesos, el taxista se ha encontrado con su número de teléfono escrito a rotulador en las paredes de los cuartos de baño del aeropuerto, ofreciendo servicios sexuales. "La chupo 24 horas, me desplazo", junto con su teléfono móvil particular, era lo que rezaba el texto que ya ha sido borrado de los aseos. Durante días tuvo que soportar varias llamadas derivadas de este asunto.

Detrás de todo esto está la pretensión de los taxistas del aeropuerto de mantener a toda costa el monopolio que ejercen en la terminal, tratando de impedir bajo cualquier pretexto a los demás taxistas de Sevilla a que puedan recoger clientes concertados previamente. Es precisamente esta cuestión la que investiga la juez de Instrucción número 8 de Sevilla en la macrocausa de la mafia del taxi, por lo que hay más de treinta taxistas de Solidaridad imputados.

Uno de ellos, Francisco B. H, el Melli, estaba citado el miércoles a declarar como investigado por su presunta participación en la quema de nueve coches de Cabify durante la Feria de Abril de 2017, un suceso ocurrido de madrugada en un hotel rural de Castilblanco de los Arroyos. Se acogió a su derecho a no declarar, ya que su representación jurídica no había recibido una copia del atestado de la Guardia Civil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios