Sevilla

Treinta vehículos han ardido en Sevilla desde abril

  • La Macarena, Sevilla Este, Los Remedios y Alcosa han sufrido incendios colectivos de coches y motos en los últimos tres meses, casi siempre de madrugada

Los Bomberos apagan uno de los coches incendiados en Los Remedios el pasado jueves. Los Bomberos apagan uno de los coches incendiados en Los Remedios el pasado jueves.

Los Bomberos apagan uno de los coches incendiados en Los Remedios el pasado jueves. / José Ángel García

Una treintena de vehículos han ardido en Sevilla en poco más de tres meses en distintos incendios colectivos registrados en diferentes zonas de la ciudad. No hay un patrón común, y no en todos los casos hay sospechas de que sean fuegos provocados, pero lo cierto es que han coincidido muchos episodios en un corto periodo de tiempo. En la semana pasada se registraron dos incendios en menos de tres días:con un primer fuego que afectó a tres coches aparcados en la calle Virgen de la Antigua, en Los Remedios, y un segundo que calcinó seis motos y dos coches en la plaza de las Tendillas, en el Parque Alcosa.

En ninguno de estos dos últimos fuegos apreciaron los Bomberos indicios de que sus orígenes hubieran sido intencionados, aunque los vecinos de Alcosa relacionaron lo ocurrido con el desalojo de unos okupas de un bloque cercano apenas unas horas antes del suceso. Casi todos los casos ocurrieron de madrugada, salvo el de Los Remedios, que se produjo la tarde del jueves. El resto sí que sucedieron de noche, lo que avala la teoría de que pudieron ser provocados.

Coches incendiados en La Barzola, a principios de abril. Coches incendiados en La Barzola, a principios de abril.

Coches incendiados en La Barzola, a principios de abril. / Juan Carlos Vázquez

Sí lo fueron los ocurridos a finales de marzo y principios de abril en el Distrito Macarena. Durante dos noches consecutivas, la del 31 de marzo y la del 1 de abril, 15 vehículos ardieron en distintas calles de esta zona de la ciudad. La primera noche fueron cinco y la segunda diez. El pirómano actuó de madrugada, aprovechando además que no había nadie en la calle por el estado de alarma. Algunos testigos aseguraron haber visto a un hombre corpulento en los lugares en los que ardieron los vehículos, pero aquello no se tradujo en detenciones. Tras esas dos noches de frenética actividad, el incendiario dejó de actuar.

Los coches que ardieron estaban aparcados en calles de barrios como Begoña, Villegas, Los Mares, La Barzola, la Hermandad del Trabajo o la Barriada del Rocío. En la segunda de las noches, el pirómano comenzó a actuar sobre las dos de la madrugada. A raíz de ahí, los Bomberos tuvieron que acudir a cinco avisos relacionados con quema de coches. En varios de los puntos no sólo ardió el vehículo al que el incendiario prendió fuego, sino también otros que estaban estacionados junto a éste, que ardieron por contagio.

Dos de los focos estuvieron enla calle Orquídea, donde el pirómano actuó dos veces. La primera vez ardieron dos coches y la segunda sólo uno. En la calle Mar Rojo ardieron otros dos vehículos, al igual que en la calle Virgen del Mayor Dolor. En la calle Ermita del Rocío prendió fuego a otros tres turismos estacionados.

Los coches quemados en Sevilla Este. Los coches quemados en Sevilla Este.

Los coches quemados en Sevilla Este. / M. G.

La madrugada anterior ya habían salido ardiendo cinco coches en las mismas zonas. Dos de ellos fueron incendiados en la calle Constantina, en la barriada de Begoña, muy cerca de otro de los focos de la madrugada siguiente, el de la calle Virgen del Mayor Dolor. La actividad de este pirómano generó una cierta inquietud entre los vecinos de estos barrios del distrito Macarena, que echaban de menos una mayor presencia policial.

Los residentes en esta zona ya estaban escamados desde unos meses antes, puesto que a finales de 2019 se produjo otra oleada de incendios en vehículos en la Barzola. Además de quemar coches, también prendió fuego a colchones y contenedores de basura. La Policía estableció un dispositivo en la zona, pero el pirómano no volvió a actuar. Al menos no lo hizo las noches siguientes ni en la misma zona.

Se desconoce si es la misma persona que, dos semanas después, la madrugada del 17 de abril, quemó varios coches en Sevilla Este. Esa noche, los vecinos de la urbanización Las Góndolas salieron a sus ventanas y balcones sobresaltados por las fuertes explosiones que procedían de unos coches en llamas aparcados en la calle Cueva de Menga. Eran la una de la madrugada. Al menos cuatro vehículos quedaron calcinados y varios que estaban estacionados cerca sufrieron daños. Los incendios generaron unas llamas de gran tamaño y una enorme columna de humo, que dejó un fuerte olor a quemado que permaneció en la zona durante prácticamente toda la noche.

El estado en que quedaron uno de los coches y las motos de Alcosa. El estado en que quedaron uno de los coches y las motos de Alcosa.

El estado en que quedaron uno de los coches y las motos de Alcosa. / M. G.

A estos tres incidentes se les han sumado esta semana los ocurridos en Los Remedios y en Alcosa. Son treinta los coches y motos calcinados en desde el 31 de marzo hasta hoy en Sevilla. Algunos coches más resultaron dañados por el alcance de las llamas. Afortunadamente no hubo heridos, aunque en más de una ocasión el fuego rozó bloques de viviendas. En la provincia también hubo casos en abril. El día 11 de este mes se quemaron coches en Los Palacios y en Utrera, si bien en ambos casos la Guardia Civil lo achacó a gamberradas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios