Calle Rioja

Un viaje a la valentía y a la generosidad

  • Historia. Un centenar de carteles de los más de cuatro mil que tiene el Archivo de Comisiones Obreras recorren las conquistas democráticas en España entre 1970 y 1982

Francisco Alfonsín señala un cartel de la campaña del 28-F junto a Eloísa Baena, directora del Archivo de Comisiones Obreras. Francisco Alfonsín señala un cartel de la campaña del 28-F junto a Eloísa Baena, directora del Archivo de Comisiones Obreras.

Francisco Alfonsín señala un cartel de la campaña del 28-F junto a Eloísa Baena, directora del Archivo de Comisiones Obreras. / Antonio Pizarro

LOS diez de Carabanchel. No es un equipo de Helenio Herrera. Fueron los diez sindicalistas juzgados en el Proceso 1001 cuyo inicio coincidió con el atentado contra Carrero el 20 de diciembre de 1973. En el Archivo de Comisiones Obreras tienen carteles solidarios con su causa de sindicatos de Bélgica y de Venezuela. Los dos pueden verse en la exposición Los Carteles del Cambio. 1970-1982 que hoy se inaugura en la Fundación Cajasol.

Valentía y generosidad. Son las dos palabras que para Francisco Alfonsín, presidente de la Fundación de Estudios Sindicales de Comisiones Obreras, resumen lo que hay detrás de las conquistas que se fueron produciendo, ninguna de ellas fácil, ninguna gratuita. Valientes y generosos, “lo pagaron con años de cárcel, con pérdida de empleo”, fueron los diez de la foto.

Los tres sevillanos que la memoria colectiva recita como los mosqueteros de Dumas –Soto, Saborido y Acosta– salieron de la cárcel y se convirtieron en agentes activos de la concordia. Paco Acosta aparece en un mitin del Partido Comunista; Fernando Soto, en un acto del Partido en Dos Hermanas, junto a Santiago Carrillo, Amparo Rubiales y los hermanos José y Manuel Benítez Rufo, éste primer alcalde democrático de la localidad, el único que lo fue antes de los diez mandatos de Francisco Toscano; y Saborido aparece en un acto por las elecciones sindicales en Hospitalet de Llobregat.

Diez días después de la muerte de Franco, hay un acto solidario en Francia, en un parque de Toulouse, anunciado con una paloma de Picasso. Los cuarenta años del franquismo dan paso en este recorrido a las cuatro décadas de la legalización de los partidos, las primeras elecciones, la Constitución. Tierno Galván, que comparte con Alejandro Rojas-Marcos un mitin de Unidad Socialista, protagonizó el primer mitin en Cádiz desde la República.

Carteles curiosos, como el de Antonio Zoido, actual director de la Bienal de Flamenco, como candidato por Granada del Frente Democrático de Izquierdas. Uno del PSOE, firma de José Ramón Sánchez, en torno a la estatua de Marx dos meses antes de que el partido dejara el marxismo.

Podemos es palabra-matriz de la nueva política. Hace cuatro décadas aparece la palabra, Juntos Podemos, en un cartel del Partido Comunista con Santiago Carrillo y Dolores Ibárruri arropando a Felipe Alcaraz como candidato a las autonómicas de 1982. Ya Podemos es el eslogan de la campaña institucional del 28-F.Vasos comunicantes entre Andalucía y Cataluña. Todos los partidos y las peñas flamencas se suman a la gran fiesta en Barcelona en el “Día Nacional del País Andaluz”. Un cartel es un grito en la pared o una reflexión: “Si el andaluz acomodado piensa en Madrid y el andaluz pobre piensa en Barcelona, ¿quién piensa entonces en Andalucía?”.

La Dirección General de la Junventud encargó una serie de carteles con pedagogía de la Constitución firmados por Forges, el Perich, Máximo, Ops (El Roto) o Cabañas, con la rúbrica de las Juventudes Centristas, Socialistas, Comunistas y las Nuevas Generaciones de Alianza Popular. En uno de ellos se plantea el debate territorial; en otro, el problema de la Justicia, el binomio eterno; en un tercero, gangrenas como el nepotismo, el enchufismo, la corrupción o, guiño del Perich, el No-Do y Coros y Danzas.

“Tenemos más de cuatro mil carteles, aquí traemos 105”, dice Eloísa Baena, directora del Archivo de Comisiones Obreras, que recorre la muestra con Alfonsín y Manuel Bueno. “Somos trabajadoras no sirvientas”, se lee en un cartel que se adelanta en cuatro décadas a las reivindicaciones de las kelis. Cristóbal Aguilar firmó el cartel en el que se considera a la cuota como “un arma de la lucha obrera” y Alberti el del primer congreso de Comisiones Obreras. En 1978 se celebró el primer 1 de mayo unitario.“Campo verde, blanca casa, rojo mi corazón y mi esperanza...”. Letra que suena a canción de Carlos Cano. Hay un cartel que recuerda a un militante del Partido Comunista que murió durante un concierto de Quilapayún en la Plaza de España.

La Fundación Cajasol, anfitriona de esta exposición de carteles que pueden verse hasta el 30 de junio, ha colaborado para catalogar y digitalizar estos fondos. El viaje a un tiempo nuevo en el que la valentía fue de la mano de la generosidad y desde la cárcel se diseñó el sueño de la libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios