Yihadista en Sevilla La madre del detenido: "Mi hijo está limpio, lo juro por Dios"

  • Aisha asegura que la Policía sólo se ha llevado libros, algunos en árabe, de su hijo, con el que no habla desde el 9 de abril

La madre del detenido: "Mi hijo está limpio, lo juro por Dios" La madre del detenido: "Mi hijo está limpio, lo juro por Dios"

La madre del detenido: "Mi hijo está limpio, lo juro por Dios" / El Confidencial

Comentarios 12

Cuando terminó el registro en el número 88 de la calle Ortega y Gasset, los periodistas intentaron hablar con las personas que había en el interior de la vivienda. Eran Abderraman Bouhdidi y su esposa Aisha, así como algunos de sus hijos. Se intuían los movimientos por las ventanas y pronto bajarían las persianas. Aparecieron dos mujeres musulmanas que se erigieron en portavoces de la familia, que aseguraban que Zouhair es un buen chico y que la Policía ha cometido un error con su detención. También decían que el único que estaba en la casa era el padre, Abderramán, que era el único no se había marchado a Marruecos a visitar a la abuela, que había sufrido un infarto.

La credibilidad de las mujeres se desplomó cuando apareció la madre del presunto activista, acompañada por su hija menor de edad. Aisha se dirigió, a las puertas de su casa, a los periodistas que aún aguardaban en la zona. Dijo que su hijo es "un buen chaval" y que "está limpio, no ha hecho nada". "Lo juro por Dios", declaró la mujer, que instó a preguntar a sus vecinos o a sus profesores y compañeros de la Universidad de Sevilla para constatar la "vida normal" de su hijo, que "juega al fútbol, estudia, saca buenas notas y busca trabajo".

La madre confirmó que fue a Marruecos aprovechando unas vacaciones para visitar a su madre enferma. Según ella, la última vez que habló con su hijo fue el 9 de abril. Las autoridades marroquíes no le habían informado hasta ayer de los motivos del arresto de su hijo. "No puede ser lo que están diciendo”, aseguró, negando haber detectado actitudes fuera de lo común en su hijo ni contactos del mismo con gente radicalizada.

También confirmó que la Policía, tras el registro de su domicilio, procedió a llevarse "libros" de su hijo, "de la Universidad, algunos de ellos en árabe", si bien no han procedido a la requisa de ningún material informático, pues en la casa no se utilizan ordenadores, solo los teléfonos móviles, que les han permitido conservar.

La noticia de la detención de un presunto yihadista corrió a toda velocidad por las calles de Su Eminencia, una zona de Sevilla en la que hay una importante comunidad musulmana. Varios miembros de este colectivo se mostraron muy sorprendidos con la detención de Zouhair, si bien para otros vecinos no lo fue tanto.

Un compañero de instituto lo definió como un "chico violento". El principal incidente que tuvo con él fue en el patio del centro educativo hace ahora seis años. "Estábamos repartiendo los equipos para un partido de fútbol sala y me pidió jugar. Le expliqué que ya éramos cinco contra cinco. Me citó después de la clase para pelearnos".

El episodio no pasó de unos empujones, ya que uno de los profesores del centro lo evitó. Al día siguiente se presentó con unos amigos y le enseñó unas navajas tipo mariposa a la salida del centro. Después se desencadenó una pequeña pelea que acabó con varios grupos de jóvenes enfrentándose entre ellos, entre los que estaba el yihadista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios