Sevilla FC | Supercopa

Joan Jordán fue la cara y En-Nesyri la cruz

En-Nesyri dispara en su gran ocasión del minuto 87. En-Nesyri dispara en su gran ocasión del minuto 87.

En-Nesyri dispara en su gran ocasión del minuto 87. / Bernadett Szabo / Efe

La final de la Supercopa de Europa entre el Bayern y el Sevilla tuvo un elevado contenido futbolístico. Los nombres propios dentro del equipo sevillista elegido por Julen Lopetegui tuvieron un cariz positivo en el caso de Joan Jordán y, lógicamente, el negativo de En-Nesyri por esa ocasión fallada en el minuto 87, cuando lo más lógico parecía finiquitar el litigio con ese tanto.

En-Nesyri Está prohibido fallar eso en un día tan señaladito

Recordará esta final de la Supercopa durante mucho tiempo por mucho que el fútbol siempre ofrezca posibilidades de desquite y el marroquí pueda dar pasos adelante en su carrera. Tuvo la oportunidad de elevarse a la gloria tanto él como sus compañeros, pero su disparo le permitió a Neuer hacer un paradón. Con la situación que tenía, frontal y con toda la portería para él un disparo así tiene que acabar en gol sí o sí, no hay otra alternativa, pero falló. Es el fútbol y la diferencia entre unos delanteros y otros.

Joan Jordán Le falta llegar al minuto 90, pero puede ser el líder en este curso

Es, sin duda, el futbolista que más ha progresado desde que está a las órdenes de Julen Lopetegui. Fue el mejor en la final de Colonia y volvió a ser el jugador más destacado en esta Supercopa de Europa. Se pega una paliza considerable, sabe jugar la pelota siempre pese a que lo presionen los rivales y sólo le falta un punto más de físico para aguantar hasta el minuto 90 y creerse definitivamente que es muy bueno, que es el verdadero líder en el campo de esta escuadra.

Koundé Se peleó con Lewandowski como si midiera igual

Pudo ser su último partido con la camiseta del Sevilla, aunque eso sólo lo establecerá el tiempo y los millones de euros que el City pueda ponerse sobre la mesa de la negociación. Pero a Koundé le dio exactamente igual, metió la pierna con decisión siempre y apenas tuvo en cuenta la diferencia de estatura con Lewandowski a la hora de pelearle todos los saltos. Es muy bueno.

Rakitic No tuvo su mejor noche en el retorno de blanco

El suizo pareció perdido en muchas ocasiones, fue a presionar a zonas imposibles, casi como segundo delantero junto a De Jong y está claro que el físico no es el mismo que cuando se fue. De su sapiencia futbolística, pues, dependerá que sea capaz de adaptarse a un nuevo rol dentro del campo, más sereno y con control. Está claro también que no tiene nada que ver con Banega. Eso sí, le hicieron el penalti y su ascendencia sobre el resto es total.

Bono Empezó como acabó y ni siquiera lo afea el dos a uno

Puede ser cierto que pudiera hacer algo más a la hora de rechazar el balón que después acabaría en la cabeza de Javi Martínez para que el Bayern hiciera el dos a uno, pero sería tremendamente injusto afearle esa circunstancia al marroquí, entre otras cosas porque no fue un fallo flagrante. Pero en el resto del juego estuvo sencillamente inmenso, con paradas decisivas otra vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios