Sevilla FC

Deseando integrarse en un equipo campeón

  • Corchia promete hablar español fluidamente cuanto antes en su idea de ganar títulos con el Sevilla

Corchia, entre José Castro y Óscar Arias Corchia, entre José Castro y Óscar Arias

Corchia, entre José Castro y Óscar Arias / José Ángel García

Habitual de las selecciones inferiores de Francia hasta la sub 21, e incluso con alguna titularidad con la absoluta (ante Costa de Marfil en noviembre de 2016 debutó), Sebastien Corchia busca nuevas experiencias en Sevilla. A sus 26 años, el lateral francés es consciente de que llega a un equipo campeón, y le encantaría saborear las mieles de la gloria en Nervión. "Una de las razones por las que he venido es que es un gran equipo que ya ha ganado títulos, y lo que yo quiero es ganar títulos, ojalá hagamos una excelente campaña en Champions y podamos optar a algún título", dijo sin tapujos en su presentación como jugador sevillista.

Nacido en Noisy-le-Sec, en el área metropolitana de París, se crió en la cantera del PSG antes de un pequeño periplo por su país que lo llevó hasta el Lille. Allí echó raíces y coincidió con Bielsa antes de recibir la oferta del Sevilla. "Estuve entrenando tres semanas con Bielsa y cuando le dije que me venía al Sevilla me dijo que no era ninguna tontería, ningún suicidio, que venía a un gran club con un gran entrenador", dijo en francés, traducido por un sevillista de rancio abolengo y carné de socio que responde por Rafael Rivas, que ejerció de Monchi, habitual traductor de los muchos franceses que han recalado en el Sevilla.

Corchia posa con la equipación del Sevilla durante su presentación Corchia posa con la equipación del Sevilla durante su presentación

Corchia posa con la equipación del Sevilla durante su presentación / José Ángel García

Corchia, de ascendencia italiana, también se atrevió a hablar en español a petición de un periodista presente en la sala de prensa del Sánchez-Pizjuán. "Hablo un poco de español, lo entiendo bien y estoy muy contento y feliz de estar aquí". Quiere entenderlo más, es su promesa, hablarlo fluidamente porque "dentro del 

campo es muy importante". El prurito de integración inmediata es un aval para este futbolista que aún busca alojamiento en Sevilla pero ya hace pinitos con el castellano. "Ya hablo algunas palabritas, empecé a aprender antes de venir y debo aprender lo más rápido posible. En la escuela ya estudié español y hablo italiano, y como la lengua es parecida me es fácil".

Berizzo y sus compañeros también se lo están poniendo fácil. "He tenido varias oportunidades de hablar con el entrenador, me gusta mucho su forma de entrenar, su método, y sobre todo la unión del equipo". De aquí a poco esa unión deberá trasladarse al césped, donde se hablará con el balón... y en español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios