Sevilla - Manchester united | informe técnico

Creérselo desde la intensidad

  • El equipo de Montella venció a la superioridad física del United a base de fe, tensión y ayudas permanentes

  • La zaga poblada pero adelantada de Mourinho frenó el ímpetu tras el descanso

Jesús Navas trata de escapar de su adversario con el balón Jesús Navas trata de escapar de su adversario con el balón

Jesús Navas trata de escapar de su adversario con el balón / Antonio Pizarro

El Sevilla completó un gran partido desde la intensidad, la clave para creerse todo lo que hacía ante un rival rocoso, que asustó menos de lo esperado y que fue superado en fases del encuentro (más que nada en la primera mitad) por un equipo con más fe que no se fue con un triunfo por la actuación de De Gea.

Hay veces que mantener la cabeza caliente y el corazón a doscientas pulsaciones contribuye a estar siempre alerta y metido en el partido, y eso fue lo que, desde fuera, parece que le sucedió al equipo de Montella. Quién sabe si haber parado el encuentro, haber entrado en otro camino de más control y de más toque hubiera sido contraproducente frente al partido físico y de contacto que siempre propone un rival que en ese aspecto supera hombre por hombre a los sevillistas. Mantener la lucha, la tensión, el ritmo, la concentración... permitió que el Sevilla superara al complicado y lleno de estrellas equipo de Mourinho.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Defensa

Había dudas por saber si el United presionaría con uno o dos hombres la salida del balón y lo hizo con uno que quizá vale por dos en este aspecto por su fortaleza, Lukaku. Iba al choque buscando principalmente su rival más débil, Lenglet, pero permitía al Sevilla la salida por el otro lado. El equipo inglés no salió claramente a atacar y progresivamente fue retrasando su primera línea de presión, aunque mordía fuerte en la segunda línea con la sorpresa de Mourinho, McTominay, y Matic encima de Banega y N'Zonzi. El Manchester estaba claro que si no empujaba iba a proponer entradas por velocidad en las bandas, pero los laterales estuvieron atentos y el equipo en general trabajó bien el fútbol de cobertura y de ayudas permanentes. Y al final, también supo contener la velocidad a la contra de Rashford y Martial.

Ataque

Mourinho trató de maniatar a Banega, pero el argentino estuvo listo para zafarse de las marcas. Él fue el faro, Franco Vázquez de nuevo el enganche perfecto y ante la superioridad física inglesa aparecieron dos vías que el Sevilla supo explotar aunque sin suerte, la banda de Correa en el uno contra uno con Valencia y los pases tanto de Banega en estático como de Jesús Navas en incorporaciones desde atrás. Muriel también andaba enchufado en desmarques y en caídas a banda.

El Sevilla llegó a desarbolar a su rival en alguna fase, sobre todo en los últimos 20 minutos de la primera parte, pero el gol no llegó.

En la segunda mitad no decayó la intensidad, pero el desgaste físico lo notó el equipo de Montella, aparte de que el Manchester defendió con muchos efectivos pero muy arriba, fuera del área, con lo que asfixió aún más los ataques nervionenses, que no pararon pero no tuvieron la misma fuerza.

Virtudes

El creérselo. La fe y el hambre con la que fue en cada balón un equipo solidario y generoso en el esfuerzo. Viendo cómo recuperaba el balón era difícil de explicar otros momentos de la temporada, con Berizzo por ejemplo.

Talón de aquiles

Quizá debió mover antes el banquillo, aunque Montella pudo pensar que el equipo estaba bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios