Masterclass de Monchi La búsqueda de futbolistas con revalorización futura

  • El director deportivo explica el afinamiento en la confección de la lista de futbolistas elegibles y pone el ejemplo de Ocampos, Diego Carlos, Koundé, Óliver Torres y Joan Jordán para posibles ventas futuras

Diego Carlos celebra un gol felicitado por Koundé y Franco Vázquez. Diego Carlos celebra un gol felicitado por Koundé y Franco Vázquez.

Diego Carlos celebra un gol felicitado por Koundé y Franco Vázquez. / Antonio Pizarro

El director deportivo del Sevilla ofreció su quinto capítulo de la serie Monchi Masterclass 13, centrada en el afinamiento en la selección de la lista definitiva de la que saldrán los fichajes, una fase clave del seguimiento en neto. Para ella cuenta con seis parámetros: perfil físico, perfil técnico-táctico, perfil psicológico, perfil psicológico, tiempo de adaptación y revalorización de futuro, aspecto éste que dejó lo más interesante de su explicación.

"El perfil físico fundamentalmente es conocer los valores físicos del jugador para decidir que sea acorde a las exigencias de tu equipo. Por ejemplo, la cantidad de kilómetros que haga un futbolista en un partido", explica Monchi.

Para el perfil técnico-táctico hay cinco calificaciones: a, b, c, d y e. "Cuando es a hay que firmarlo, la b es interesante, la c hay que seguirlo, la d no hay que firmarlo y la e, como digo en broma, que se dedique a los estudios. En 20 años de director deportivo jamás he firmado a un futbolista e".

En este momento el gestor de San Fernando quiso puntualizar: "Ahí se ve la importancia del grupo de trabajo, son mis ojos, porque ellos son los que clasifican a cada futbolista y si un futbolista tiene muchas ces, lo descarto"

"El perfil psicológico es de lo más importante, pero también lo más difícil", continuó. "Para saber cómo es un jugador tienes que irte a jugar con él. Como no puedes irte a vivir con él pide información al círculo cercano, a un compañero, a un anterior entrenador, a un medio de comunicación… Hay que buscar información de donde se pueda", aconsejó.

Todo ello debe estar complementado con el coste del futbolista. "En el perfil económico el director deportivo asume más responsabilidad, porque debe saber el valor de mercado. Hay que hablar con el agente, con el club, con el propio jugador para ver cómo respira… Antes de perder el tiempo se hace un estudio de mercado para saber si es accesible su precio".

Del quinto parámetro también se sacan conclusiones interesantes. "Tiempo de adaptación: es importante saber cómo va a reaccionar un jugador ante una nueva aventura, el principio de Peter Pan, que dice que un jugador es capaz de llegar a un nivel, pero cuando tiene que subir ese nivel no llega". "¿Rendirá al mismo nivel Diego Carlos en el Sevilla que en el Nantes? Eso es un estudio que tenemos que saber. Y hay que controlar el tiempo de adaptación. Hay jugadores que se adaptan en un día, otros que tardan un mes, otros que lo hacen en un año y otros que no se adaptan nunca", argumentó.

Y, por fin, la sustancia con la revalorización de futuro, ítem en el que puso claros ejemplos de la plantilla actual, "Tenemos que intentar alternar el 70-30 en la confección de la plantilla", dijo, y se explicó. "Debemos tener un 30% de jugadores en un rendimiento inmediato, por ejemplo, Fernando, o en su día Javi Navarro o Pablo Alfaro. Pero luego hay otro 70% en el que tener presentes a jugadores que puedan tener una revalorización futura, casos de Ocampos, Diego Carlos, Koundé, Óliver Torres, Jordán… En ellos pensaba en el rendimiento inmediato pero también una posible revalorización futura".

Como conclusión, sintetizó el contenido del siguiente capítulo, la puesta en común con el entrenador: "Ya tenemos la lista de elegidos definitivos, que es con la que me sentaré ante el entrenador para enseñársela, para saber qué necesita el entrenador para cada posición. Ése es un momento es crítico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios