Mirandés - Sevilla | La previa

La escalera ya se va empinando

  • El Sevilla se la juega con el Mirandés, un Segunda División que no pierde en Anduva desde agosto, menos de tres días antes de recibir al Alavés

  • El equipo de Iraola se hace fuerte en Anduva: lleva sólo una derrota, ante el Cádiz en agosto, por seis empates y cinco victorias

Franco Vázquez, Ocampos, Koundé, Banega y Munir, en el aeropuerto. Franco Vázquez, Ocampos, Koundé, Banega y Munir, en el aeropuerto.

Franco Vázquez, Ocampos, Koundé, Banega y Munir, en el aeropuerto. / Víctor Rodríguez

El respeto que Julen Lopetegui les tiene a todos los rivales es proverbial. Se escucha el discurso del entrenador del Sevilla previa tras previa y siempre se enfrenta a un buen equipo muy bien dirigido. Puede que sea corporativismo de entrenador o puede que sea auténtico respeto por el deporte que ama, que sabe que se fundamenta en la labor de preparación de un colectivo para responder en bloque a las contingencias de cada competición. En ese sentido, y tras oír los elogios al Mirandés de Andoni Iraola, alguien podría pensar que es un tic más del guipuzcoano, pues poco difirieron las alabanzas al conjunto burgalés de las que vertió sobre el Levante de Paco López o el Escobedo de Pablo Casar. Quizá sea todo producto de este nuevo formato de la Copa en el que el partido único invita a desterrar cualquier confianza. "Es una final", volvió a decir como en un conjuro que se repite otra vez.

Lo cierto es que la escalera de las competiciones, peldañito a peldañito, se va empinando para el Sevilla de Lopetegui, que visita ahora a un equipo de Segunda División que no ha perdido desde agosto en su campo y lo hace, además, sólo tres días antes de jugar en la Liga ante el Alavés. Mejor dicho, menos de tres días antes.

Onces probables Onces probables

Onces probables / Infografía

En este caso no se respeta ni el periodo prescrito por los preparadores físicos como idóneo para volver a competir, pues entre un partido y otro no habrá ni esas 72 horas de precepto. En Anduva juega el Sevilla hoy a las 21:00 y ante el conjunto vitoriano jugará en Nervión el domingo a las 18:30. Es decir, que si no media prórroga, que puede haberla, apenas habrá 67,30 horas entre el final del partido en Burgos y el del encuentro en Nervión. Y si la eliminatoria llegase a los penaltis, pues habría que sumar casi una hora menos de descanso, aparte del desgaste físico y emocional de la prórroga y la tensión emocional de la ruleta desde los once metros.

Es la realidad de cada inicio de año, que llega con la eliminatorias y la necesidad de ir repartiendo esfuerzos. Por ahora, Lopetegui está rotando poco. También porque el nivel de Levante y Granada era muy parejo. Los dos partidos los sacó adelante el equipo de Lopetegui casi con el mismo equipo, apenas con la introducción de Franco Vázquez por Banega en la cita liguera. Pero hoy podría dar descanso a alguna de sus piezas de su once base ante la cercanía de la próxima cita liguera, sin el margen que hubo la semana pasada de martes a sábado, o sea, un día más.

Lopetegui debe repartir esfuerzos por la cercanía entre la cita Copa y la de Liga con el Alavés

Sucede, empero, que Lopetegui no se fía ni un pelo del Mirandés de Iraola. "No ha perdido en su casa en los últimos seis meses", recordó en la previa. Y es cierto. El equipo burgalés ha hecho de Anduva un fortín, de donde esta temporada sólo se ha llevado el triunfo el Cádiz, y en el muy lejano mes de agosto (1-2). Desde entonces, el Mirandés acumula cinco victorias y seis empates ante su gente. Y un empate es justo lo que no quiere Lopetegui por el desgaste que acarrearía.

Por eso, una vez más, se llevo en la expedición a todos sus futbolistas profesionales disponibles, salvo Bryan, que está cerca de ir cedido al Leganés. Ni un futbolista del filial quitando a Lucho, que viajó como tercer portero dado que Bono no se ha recuperado. Pocas ligerezas quiere Lopetegui para medirse a un Mirandés que en la Copa eliminó a domicilio a dos equipos de Segunda B, Coruxo y UCAM Murcia, antes de dejar en la cuneta el Celta de Vigo en Anduva (2-1).

Banega, baja ante el Granada, afronta su primer partido desde que se sabe que se irá a Arabia en julio

El Mirandés tiene la confianza, además, de no haber perdido aún ningún partido en lo que va de año 2020. Los empates recientes frente a Racing, Cádiz y Málaga invitan a recelar de ese resultado que tanto desagradaría a la expedición sevillista... Y también por ello entre los viajeros están todos los pesos pesados del equipo, empezando por Banega, baja por sanción ante el Levante y que afrontará el primer partido desde que se ha sabido que en julio se irá a Arabia. El lunes se despidió con una promesa de amor y compromiso absoluto hasta junio. Hoy tiene una buena ocasión para demostrarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios