Sevilla - Borussia Dortmund | Nombres propios

Joan Jordán parecía otro futbolista diferente

Joan Jordán sale despedido en un choque con Reus.

Joan Jordán sale despedido en un choque con Reus. / Antonio Pizarro

El Sevilla no fue fiel a su tradicional intensidad y permitió que el Borussia Dortmund le diera la vuelta al uno a cero inicial con un Emre Can que le daba una lección de ir al choque a sus rivales y que incluso pudiera finiquitar la eliminatoria en este primer asalto. Pero los sevillistas reaccionaron y se agarran al sueño con el gol de De Jong.

Joan Jordán | Sin ninguna duda, el futbolista al que se le vio más sobrepasado por todo

No tuvo nada que ver con el exuberante futbolista que viene siendo en los últimos encuentros. Jamás se sintió a gusto, perdió demasiados balones y no fue capaz de controlar sus nervios para imponerse a las circunstancias. Fue el jugador más sobrepasado por el juego y Lopetegui incluso tardó en sacarlo.

Gudelj | El equipo estuvo mejor, pero él no da el paso

Fue el primer recurso de Lopetegui para tratar de frenar la sangría. El serbio salió en el eje para que Fernando fuese el tercer central y tratar de buscar más defensa y también más ataque. El Sevilla estuvo mejor con él, pero la verdad es que arriesgó poco.

Jesús Navas | El empeño en forzarlo es ya inexplicable

Puso todo su empeño en ser protagonista en una cita que fue cada vez más complicada, incluso tuvo internadas que pudieron ser realmente peligrosas, pero en el balance final dejó claro que no está a tope y por ahí no se entiende el empeño en forzarlo.

Bono | Los amarillos eran los otros y Haaland se lo puso imposible esta vez

Haaland se anticipa a Bono tras la pared con Sancho para anotar el 1-2. Haaland se anticipa a Bono tras la pared con Sancho para anotar el 1-2.

Haaland se anticipa a Bono tras la pared con Sancho para anotar el 1-2. / Antonio Pizarro

No siempre se pueden hacer milagros por parte del guardameta. El internacional por Marruecos fue capaz de hacer alguna gran parada, pero esta vez Haaland se lo iba a poner imposible con su capacidad para definir, como también lo hizo el exquisito Dahoud. No estuvo demasiado protegido por sus defensores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios