Sevilla-Schalke | Trofeo Puerta Caparrós refuerza el eje

  • El utrerano aprovechó el amistoso para probar una medular con cuatro centrocampistas puros

  • Entre Gonalons, Amadou y Roque Mesa fabricaron el 1-0

Las imágenes del Sevilla-Schalke 04 en el Trofeo Antonio Puerta Las imágenes del Sevilla-Schalke 04 en el Trofeo Antonio Puerta

Las imágenes del Sevilla-Schalke 04 en el Trofeo Antonio Puerta / Antonio Pizarro

El partido ante el Schalke 04, al margen de su enorme carga emotiva, fue usado por Joaquín Caparrós para continuar dándole forma al equipo que tiene en mente para el sprint final de la Liga. Bien es cierto que pocas conclusiones se pueden sacar de un amistoso, sobre todo porque faltaban ocho internacionales, nueve si se suma a Bryan. Pero sí fue una pista que, como en su reestreno en Cornellá, Caparrós optó por poblar el centro del campo.

Lo repobló, en realidad, porque le dio otra vuelta de tuerca a su dibujo de 4-4-2 que lució ante el Espanyol. Además de seguir apostando por la defensa de cuatro, con dos hombres que ya están de vuelta como Aleix Vidal y Gnagnon, y darle protagonismo a Arana junto a Carriço, el hombre que completaba la zaga, utilizó de salida hasta cinco centrocampistas específicos. En el eje se ubicaron de nuevo Amadou y Gonalons; en el flanco derecho Franco Vázquez; en el izquierdo, Banega; y como enlace con el único punta, que era Munir, ubicó a Roque Mesa.

La apuesta le salió perfecta, porque tres de los centrocampistas fueron los protagonistas del 1-0, una perfecta jugada de contragolpe que partió de un robo de Gonalons, con cambio de orientación hacia la derecha, por donde irrumpió con fuerza Amadou para darle un centro perfecto, al segundo palo, a Roque Mesa, que empalmó con la derecha a la red.

Posteriormente, Amadou estuvo a punto de marcar el segundo tanto, tras una jugada de dentro a fuera, de Roque Mesa a Aleix Vidal. Su remate de media vuelta tras irrumpir de nuevo por ese pasillo se fue rozando el palo.

El partido también sirvió para ver las evoluciones de varios canteranos, que tuvieron la ocasión de mostrar sus cualidades. Y para comprobar el cariño enorme que se ha ganado, con razón, Ben Yedder, que recibió una enorme ovación al saltar al campo ya en el tramo final del encuentro.

La idea de Caparrós es clara. En lontananza, tras el parón, espera el Sevilla en Nervión a dos rivales directos: Valencia y Alavés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios