Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla FC

La mente, lo más difícil de ejercitar en el confinamiento

Julen Lopetegui, pensativo en el banquillo junto al preparador físico, Óscar Caro. Julen Lopetegui, pensativo en el banquillo junto al preparador físico, Óscar Caro.

Julen Lopetegui, pensativo en el banquillo junto al preparador físico, Óscar Caro. / Joaquín Corchero

La plantilla del Sevilla va camino de completar la segunda semana de encierro domiciliario. El cuerpo técnico está muy pendiente de seguir el plan físico, nutricional y hasta anímico que llevan los profesionales en sus confinamientos, y así lo han explicado tanto Julen Lopetegui como sus subalternos en la parcela física, Óscar Caro y Pepe Conde, que a su vez están ayudados por el nutricionista Felipe del Valle. Diego Carlos, por ejemplo, explicaba en una simpática entrevista realizada por su compañero Sergi Gómez que se pesa cada mañana para seguir stricto sensu todo el planning diseñado expresamente y de forma inédita por los físicos, tal y como explicaron éstos. Pero... ¿quién evita que la mente no vaya por libre en un contexto así?

Evidentemente, el confinamiento de los profesionales del fútbol poco tiene que ver con el que lleva la inmensa mayoría de los ciudadanos angustiados por esta maldita pandemia. Todos los jugadores, gracias a su potencial económico, tienen a mano grandes habitáculos para los aparatos de gimnasia, y acceso a piscina privada. Algunos incluso se han encargado de ponerse de ejemplo mostrando soezmente los beneficios de su nivel socioeconómico. Pero todos son permeables a las noticias que llegan del exterior y éstas producen la sensación, en cascada, de que el deporte está a punto de echar el telón hasta la nueva temporada. Incluso los Juegos Olímpicos serán en 2021...

Y ahí es donde la mente no va a poder evitar enviar señales de relax en plena carga diaria de trabajo, en solitario, sin un monitor echándote el aliento en el cogote para hacer 30 sentadillas más o 20 flexiones extra... Eso por no hablar de la pérdida de la dinámica grupal, algo que ya resaltó Lopetegui en su entrevista de este lunes.

Óliver Torres, en el habitual y muy grato encuentro de los profesionales con la afición que los medios del club realizan a diario, habló de esa relajación inconsciente de la mente. "Es algo nuevo y desconocido y no sabemos los tiempos que vamos a llevar. Hay veces que te levantas sin saber qué hacer o si merece la pena prepararte porque no conoces fechas, pero lo importante es tener una mentalidad fuerte, que cada entrenamiento y cada comida cuenta, porque la rutina y la normalidad va a volver. Lo que va a marcar la diferencia va a ser lo que hagamos ahora en el día a día", aseguraba el extremeño.

Habrá casos y casos y Óliver Torres parece tener la lección bien aprendida y desde el principio se ha mostrado en sus apariciones en las redes o en los medios muy disciplinado. "Esto ahora es una mini-pretemporada a nivel físico y mental. Quedan once partidos donde te lo juegas todo y el que mejor preparado esté será el que mejor lo saque. Tenemos que prepararnos y cuidarnos en todos los aspectos para estar al 100%. Nuestra mentalidad está enfocada en volver con la adrenalina a tope, con muchos meses de partidos intensos para sacarlos adelante", decía. Y daba una de las claves: "Tenemos mono de pelota y de correr". Eso no lo permite ni los chalés de lujo en los que suelen vivir los futbolistas.

Lopetegui hablaba, además, del aspecto grupal, que se había cortado justo cuando el equipo estaba madurando su versatilidad táctica. "Estábamos empezando ser un equipo con recursos y con matices diferentes, dentro de nuestra propuesta futbolística. Desde una normalidad, a veces los matices se pueden interpretar como volantazos y no era nuestra intención, sino ser más ricos en soluciones y poco a poco lo estábamos consiguiendo y ahora trataremos de seguir en ese camino durante el confinamiento para volver con más fuerza, bien sea cuando se retome esta temporada o en la próxima, cuando nos digan", decía el técnico, que hablaba también de dotar a los futbolistas de soportes individuales para hacer más llevadero el confinamiento en la fase más dura, a partir de la tercera semana.

Entretanto, otros jugadores se hacen ya a la idea de que no se va a retomar la competición. La situación en Italia se palpa en los profesionales. Así, Il Corriere dello Sport dice que los futbolistas de la Roma dan por finalizado el curso. "Gracias a Dios, tengo una bonita casa para vivir. Imagina el que no… Es muy difícil continuar el campeonato, la vida de las personas está en juego", se sinceraba Juan Jesus. La mente es la que manda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios