Sevilla FC

Una plantilla corta ante un esfuerzo exprés

  • Julen Lopetegui y su cuerpo técnico deben medir bien los esfuerzos del grupo de 22 futbolistas, y apoyarse en la cantera, ante un calendario apretado con partidos cada 72 horas pese a los cinco cambios que habrá

Koundé presiona al juvenil Pablo Pérez en el entrenamiento de este miércoles. Koundé presiona al juvenil Pablo Pérez en el entrenamiento de este miércoles.

Koundé presiona al juvenil Pablo Pérez en el entrenamiento de este miércoles. / J. L. Contreras

La plantilla del Sevilla continúa con la pretemporada antes de retomar la competición, con la incógnita aún sin resolver si ésta se reiniciará el 12 ó el 20 de junio. Este miércoles, Julen Lopetegui dirigió la tercera sesión de la llamada fase 3, en la que los equipos ya pueden realizar entrenamientos grupales, con hasta diez futbolistas por campo de entrenamiento. El cuerpo técnico del técnico guipuzcoano debe coordinar la preparación de tres grupos por separado, en los que ha dividido a una plantilla corta a la que ha sumado a seis canteranos, en busca de que todos lleguen en las mismas condiciones físicas y técnicas a la fecha en la que se reinicie la Liga, y a sabiendas de que ese grupo tendrá que afrontar un calendario exprés entre finales de julio y julio, y sin olvidar que en agosto aún tiene los octavos de final de la Europa League.

El cuerpo técnico del Sevilla, con sus preparadores físicos, Óscar Caro y Pepe Conde, al frente, debe medir muy bien los esfuerzos, planificar cómo serán estos extraños y concentrados dos meses de competición, de junio a agosto incluyendo la Liga Europa, y prevenir las lesiones. Porque, a raíz de los cambios que hubo en enero, la plantilla se redujo.

Cabe recordar que el Sevilla empezó con 26 futbolistas, con Javi Díaz, que continúa, sin ser inscrito en Europa, y Bryan Gil con dorsal del filial antes de ser cedido al Leganés en enero, cuando fueron traspasados Chicharito y Dabbur y salió cedido Pozo al Mallorca, mientras que Carriço firmó por el Wuhan Zall ya avanzado febrero.

Con la llegada de En-Nesyri y Suso, la plantilla se quedó con 22 futbolistas, de los cuales tres son porteros: Vaclík, Bono y Javi Díaz. Es decir, Lopetegui cuenta actualmente con 19 futbolistas de campo, aunque para paliar ese déficit el club inscribió, siguiendo el protocolo de LaLiga, a los seis canteranos que están trabajando a sus órdenes. Sólo ellos, el meta Alfonso, el lateral juvenil Pablo Pérez, los mediocampistas Mena y Genaro, que también puede actuar de central, y los extremos Lara y Juanlu, también juvenil.

Si la Liga se reinicia el 12 de junio, habrá más margen entre partidos... y menos preparación previa

Los seis canteranos, cinco del filial y uno del División de Honor, están participando repartidos en los tres grupos de trabajo durante esta fase 3 y, previsiblemente, Lopetegui se apoyará en ellos para repartir los esfuerzos y completar las convocatorias cuando la competición traiga su rutina de sanciones y lesiones, en las once jornadas que restan para completar el campeonato.

Lo de las lesiones es algo que preocupa especialmente a los técnicos. Desde esta semana, con la implementación de la fase 3, los fisioterapeutas ya pueden hacer su trabajo preventivo de masajes en esta época de pretemporada, de vuelta al césped con la erosión que representa el cambio brusco de entrenamientos, contacto con el césped y el balón y, desde ya, duelos y partidillos.

Para ello, cada decena de futbolistas cuenta con su propio grupo de fisioterapeutas. Es decir, de los cinco que trabajan en el staff técnico del Sevilla, dos realizan la labor de fisioterapia con un grupo, otros dos con el segundo grupo y uno último con el tercero. Y no se puede variar ese reparto, debido a las medidas de higiene y seguridad sanitaria impuestas en el protocolo de la Liga durante la fase 3.

Los seis canteranos inscritos para las fases de entrenamientos serán los únicos alineables en Liga

Es un alivio para los futbolistas poder contar con la fisioterapia en esta época en la que se van aumentando las cargas de trabajo y las sesiones son cada vez más largas, en las que además empieza a apretar el calor, un factor externo que tendrá mucho peso, aun con los cinco cambios que se prevén para la competición, cuando lleguen los meses de junio y julio.

En este sentido, el dilema es si para repartir los esfuerzos y prevenir lesiones es mejor que la Liga se retome el día 12, con lo que habría un mejor reparto del calendario y menos calor, o el día 20, que permitiría una semana más de pretemporada, clave para esa programación de esfuerzos.

El Sevilla tiene la relativa ventaja de que seis de sus partidos serán en casa: Betis, Barcelona, Valladolid, Eibar, Mallorca y Valencia para cerrar. Y debe jugar cinco encuentros fuera: Levante, Villarreal, Leganés, Athletic Club y real Sociedad. Pero, con 72 horas entre partidos, y con el calor del Valle del Guadalquivir a finales de julio y durante julio, los esfuerzos y la fatiga serán mucho mayores que en el calendario normal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios