Rayo-Sevilla: el informe técnico

La justa adecuación al plan

  • El Sevilla manda de principio a fin con un despliegue táctico y técnico

  • Felicísimo debut de Andre Silva, una referencia arriba con movimientos y goles

Andre Silva dispara para hacer el 0-4 ante Álex Moreno. Andre Silva dispara para hacer el 0-4 ante Álex Moreno.

Andre Silva dispara para hacer el 0-4 ante Álex Moreno. / Fernando Villar / Efe

Felicísimo debut en la Liga del Sevilla y de Andre Silva. Lo había comentado en la previa Pablo Machín. Es importantísimo que los jugadores sepan interpretar el plan programado antes de cada partido y adecuarse a las circunstancias de éste. Es lo que el Sevilla hizo en su debut liguero, con un dominio casi omnímodo de campana a campana, salvo cierta relajación final y algún resquicio en el eje al principio que rápidamente subsanaron con tensión Kjaer, Roque Mesa y Banega. El once elegido por el soriano, muy técnico, ejecutó a la perfección la idea: presión adelantada, con Kjaer saliendo a encimar a la referencia del rival; contemporización mínima para salir de atrás; y rapidez y anchura por las bandas, ayudadas por los movimientos, las dejadas y los primeros toques de los tres jugadores de ataque. Franco Vázquez aguzó su ingenio para abrir el marcador y Andre Silva puso la guinda con tres goles en su esperanzador debut en la Liga.

Ya madurado y amarrado el partido, Pablo Machín aprovechó para realizar alguna variación sobre el plan inicial que no terminó de cuajar. Ni Muriel se compenetró bien con Andre Silva ni Aleix Vidal percutió por la izquierda, con su pierna mala, como Escudero.

La pizarra. La pizarra.

La pizarra.

Defensa

De inicio, el Rayo le buscó las cosquillas al Sevilla intentando aprovechar el hueco que puede producirse entre los medios centro y los centrales. Incluso pudo adelantarse en el marcador en una rápida jugada por el centro, pero al Sevilla lo salvó que Embarba se metió antes de tiempo en fuera de juego. Fue un serio aviso, sobre un defecto que debe pulir Pablo Machín, más aún cuando se enfrente a rivales más fuertes y rápidos ahí: el posible agujero tras superar el rival la presión adelantada.

Pero la defensa se ajustó. Kjaer dio un pasito adelante, bien cubierto por Mercado y Sergi Gómez; Roque Mesa tuvo tensión en cada cruce y bloqueó pases y centros y Banega multiplicó robos barriendo; y por delante, los carrileros y los interiores supieron cuándo salir a morder o cuándo guardar la posición.

Sólo en algunos balones colgados sufrió la defensa, sobre todo en una fase final de relajación.

Ataque

El dúo Roque Mesa-Banega, con apoyos en corto y pequeñas conducciones antes de romper en pases largos, fue clave para salir con rapidez. Los cambios de orientación a la otra banda fueron constantes y ahí participaron casi todos los de atrás y los carrileros. También los interiores contribuyeron a acelerar el juego ofensivo al no entretenerse con el balón, sino al escupirlo con buenas dejadas, con movilidad y precisión. Andre Silva, además, siempre fue una referencia, tanto por abajo como por arriba. Y en la definición, calidad y pegada.

Virtudes

Agarrarse de inicio al partido y ejecutar el plan establecido.

Talón de Aquiles

El nivel del rival impide evaluar adecuadamente el debut liguero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios