Sevilla FC

Suker: "Pude terminar mi carrera en el Sevilla pero ya no podía competir"

  • El mítico ex delantero zurdo, actual presidente de la Federación de Croacia, mantiene vívida su memoria sevillista: "Recuerdo cada minuto minuto desde que llegué a Sevilla con Petrovic" 

Davor Suker, ante las banderas de Croacia, la UEFA y la FIFA. Davor Suker, ante las banderas de Croacia, la UEFA y la FIFA.

Davor Suker, ante las banderas de Croacia, la UEFA y la FIFA. / M.G.

Davor Suker es un mito viviente para toda una generación de sevillistas que disfrutó de su enorme clase y calidad en el Sevilla de principios de los 90. Jugó 162 partidos y marcó 81 goles entre 1991, cuando llegó del Dinamo de Zagreb, y 1996, cuando fue traspasado al Real Madrid. Luego, según asegura, tuvo la ocasión de colgar las botas en el Sevilla, tras su paso por Arsenal, West Ham y Múnich 1860, pero lo desechó porque ya no se veía competitivo.

El legendario zurdo croata explicó esto y otros asuntos en SFC TV. "Yo podía haber ido al Sevilla y terminar allí mi carrera un año más, pero yo soy un ganador y ya no tenía capacidad para entrenar todos los días y ser competitivo. Por eso preferí dejarlo en ese momento".

El presidente de la Federación de Croacia, un mito en su país, mantiene muy vívida la memoria de su paso por el Sevilla. "Recuerdo cada minuto del primer día que llegué a Sevilla. Estuve con Petrovic en el palco viendo el partido contra el Albacete. Cuando llegué me asusté porque estaba acostumbrado a los estadios de mi país con las pistas de atletismo. Lo vi todo muy pequeñito con tanta gente, es algo que no había dicho nunca", confesó sobre la impresión que se llevó de estadios como el Ramón Sánchez-Pizjuán, con la grada muy pegada al césped.

Además, se congratuló de que compañeros suyos de aquella época estén triunfando en el fútbol actual en diferentes roles. "Me da mucha alegría por compañeros que están triunfando como Simeone, Monchi o Unzué, que estuvieron en aquel equipo y ahora lo están haciendo muy bien".

Además, recordó cómo llegó a Sevilla, cuando él tenía puesta la mirada en la Bundesliga. "En el fútbol croata siempre mirábamos a Alemania. Era nuestra primera salida porque hay muchos croatas trabajando allí. Yo cuando era niño veía a Rummenigge y era mi ídolo. Pero llegó una oferta para ir al Sevilla y claro que dije que sí. Cuando llegué a Sevilla nunca tuve problemas de adaptación, solo el calor porque aquí estamos acostumbrados como mucho a 32 grados", dijo Suker.

La lucha contra el coronavirus también fue parte de su intervención en A balón parado. "El único contra el que todavía no sabemos jugar es el Covid-19. Espero que todos estemos en casa, que escuchemos a los doctores. Yo tengo en casa a mis padres y hay que cuidar de ellos haciendo este sacrificio. Hay que escuchar, como cuando fuimos a la escuela. Hacía mucho tiempo que no estábamos juntos un mes y hay que ver lo que más falta hace ahora. El fútbol es importante, pero la salud lo es mucho más y hay mucha gente peleando por su vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios